Olga López Rodríguez alumna del Colegio Hispano Inglés.. / C7

Cambridge nombra «Mejor de España» a Olga López del Colegio Hispano Inglés

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

La Universidad de Cambridge, en su convocatoria anual de exámenes de secundaria británica, concede el máximo galardón «Top in Spain» en la materia de «English as a second language» a Olga López Rodríguez que obtuvo la máxima puntuación nacional entre todos los alumnos presentados en los más de 120 colegios británicos e internacionales establecidos en España.

Todos los alumnos del Hispano Inglés cursan un doble currículo, español y británico, que incluye once asignaturas IGCSE, International General Certificate of Secondary Education: Mathematics, Physics, Chemistry, Biology, Geography, Economics, English, Spanish, German, Enterprise and Computer Science.

Enhorabuena Olga, ¿cómo te sientes tras recibir este galardón en lengua inglesa?

No me lo esperaba. Fui a la prueba oficial pensando «voy a dar lo mejor de mí». Estoy muy orgullosa de lo que he logrado. Comencé a hablar inglés en el colegio desde muy pequeñita, con tres añitos. Recuerdo que jugábamos mucho, en esa primera etapa se nos introducía el abecedario, los animales, todo muy divertido. 

Sobre todo, recuerdo el cariño de todas las profesoras, la motivación a través del juego y cómo se preocupaban porque estuviéramos bien. Más adelante en primaria, recuerdo el esfuerzo, y como poco a poco, aprendimos esa parte de constancia y hábito que atesoramos hoy día.

En tu colegio cursas de manera simultánea un doble currículo. ¿Qué crees que te aportan las asignaturas del sistema británico?

El sistema británico ocupa un papel fundamental en nuestra educación. No solo nos aporta contenidos específicos, sino que nos ayuda a que pensemos, y trabajemos en otro idioma, no materno, de manera natural. Leer, escribir, reflexionar, debatir en este idioma ayuda mucho a asimilar, desde otro ángulo, el conocimiento.

Por otro lado, el método que se emplea para impartirlas es un método que prioriza el pensamiento reflexivo antes que la memoria, por lo que se desarrollan otras capacidades como el juicio, el sentido común y el pensamiento crítico. Considero que esto último tiene un gran valor para mi futuro académico y profesional. 

Perfeccionamos también mucho el inglés. Profundizar en los temas específicos de cada una de las once asignaturas, pasando por Biology, Mathematics, Physics, Chemistry o Computer Science entre otras, nos permite aprender el idioma con un enfoque práctico y de una manera mucho más útil. 

Hablemos un poco del futuro, ¿tienes claro qué estudiar y en qué universidad?

Quiero estudiar Medicina en Alemania. Es una carrera que combina lo que me apasiona, la Biología y el contacto cercano con las personas. Me gusta ayudar. Me llama la atención la anatomía, me intriga saber cómo funciona el cuerpo y la mente del ser humano.

Alemania es un país que tiene muchas posibilidades tanto académicas como laborales. Me permitirá explorar cosas nuevas, conocer otras personas y su cultura, podré aplicar la lengua alemana que también he aprendido a lo largo de mi vida escolar. Desde el colegio, siempre se nos ha trasmitido este tercer y cuarto idioma, junto al chino mandarín, desde un punto de vista lúdico y atractivo. Si sabes ir más allá de la superficie, entiendes que los idiomas se aprenden para aplicarlos y en eso estoy muy agradecida. Se que me van abrir muchas puertas en el futuro. 

Respecto a la especialidad de Medicina me inclino por la Psiquiatría. Una rama muy amplia e interesante para mí. Se trata de un campo poco explorado, me gustaría indagar en ese área y poder aportar nuevas formas de afrontar terapias, tratamientos, buscar soluciones a los problemas existentes o a los que están por existir. 

Para finalizar, ¿cómo es Olga fuera del ámbito académico?

Me considero una persona creativa: me gusta la pintura, el dibujo, la escritura, leo mucho, también la música tanto escucharla como tocarla o incluso componerla. Toco la batería a un nivel avanzado, también me he interesado por la guitarra. Crear mi propia música me distrae de las rutinas diarias, me ayuda mucho a desconectar o a conectar con mi yo más interior. Voy a clases de batería y de pintura. Me llama mucho la atención pintar retratos, rostros realistas, sobre todo. 

El cambio de entorno y las personas inducen vitalidad. Eso para mí, genera en mi cerebro como a los pulmones un soplo de aire fresco, ayuda a que mi mente se regenere. Veo necesario que conectemos con diferentes realidades, salir de la monotonía y de la zona de confort.