Imagen de archivo de la Guardia Civil.

Detienen al mayor proveedor de drogas a España, que tenía como clientes al 'Messi del hachís' o a 'Los Castaña'

La Guardia Civil ha constatado que introdujo en el país 100 toneladas de cannabis y 3.359 kilos de cocaína sólo en los últimos meses del año pasado

JUAN CANO

Para los investigadores, el narco que hace gala del dinero fácil, el lujo y la ostentación es, en el fondo, un chollo. Su lado público se acaba convirtiendo en esa grieta por la que entrar para que se resquebraje el edificio entero. Los buenos, suelen comentar los agentes antidroga, son los que llevan una vida discreta. Viven rodeados de lujo, igual que los primeros, pero nunca, jamás, hacen alarde de ello. F. A. A. era de los segundos.

Nacido en Alhucemas, en el norte de Marruecos, residía en Barcelona y aparentaba ser un ciudadano normal. Un empresario que regentaba diferentes negocios en la Ciudad Condal. Desde allí, en el cómodo salón de su casa, movía los hilos de una organización que, para la Guardia Civil, se había convertido en el «mayor suministrador de sustancias estupefacientes» a otros grupos criminales a través de la Península Ibérica. Entre sus clientes se encontraban figuras tan destacadas como 'El Messi del hachís' o el conocido clan de 'Los Castaña'.

La detención de F. A. A. en diciembre del año pasado -operación MVRAND- fue el principio del fin de su imperio. Considerado un 'High value target' para las agencias policiales internacionales, en los registros realizados en Barcelona tras su arresto se encontraron las pistas para deshilachar toda su organización. Así fue como dieron con su mano derecha, el marroquí A. A., que ha sido detenido ahora en Málaga.

Ambos se criaron en Alhucemas y son amigos de la infancia. Se iniciaron juntos con las artes de pesca y de navegación. Cuentan que, con 20 años, F. A. A. entró en el mundo del narcotráfico cargando fardos en las playas. De ahí fue escalando posiciones hasta dominar el negocio: los investigadores han constatado que llegó a introducir en España 100 toneladas de hachís y 3.359 kilos de cocaína sólo en los últimos meses de 2021.

Entre otros, los investigadores atribuyen a los detenidos un alijo de 15.000 kilos de hachís intervenido en Huelva, otro de 4.360 kilos decomisado en San Pedro de Pinatar (Murcia), 1.003 kilogramos de hachís interceptados en Francia y una última aprehensión de 1.355 kilos de cocaína en Tánger (Marruecos), todas ellos entre junio y octubre de 2021.

En lo que a la logística se refiere, importaban las narcolanchas y los motores de gran potencia y cilindrada de forma clandestina desde los Países Bajos, escondiéndolos en naves cercanas a las costas de Portugal, lugar donde ponían a punto dichas embarcaciones y las activaban en las diferentes rutas de entrada de sustancia estupefaciente. Estas narcolanchas estaban preparadas para pasar varios meses navegando, realizando continúas recogidas de droga en Marruecos para posteriormente realizar trasvases o introducirlas en las costas españolas.

La organización contaba con una sólida infraestructura en Dubái, lugar desde donde se dirigían todas las actividades de su entramado económico. A modo de ejemplo, ha quedado corroborado cómo enviaban «mulas» (personas que utilizan su cuerpo para transportar objetos ilícitos) con relojes de gran valor económico a España. Los investigadores llegaron a intervenir varias de estas piezas, algunas de ellas de coleccionista, cuyo valor en el mercado supera los 800.000 euros.

También habrían adquirido varios yates de lujo utilizando esta compleja red de blanqueo de capitales, llegando a utilizar sociedades radicadas en países como Reino Unido, Bélgica, Alemania, Francia, Italia, Irlanda o Turquía. En este sentido, según ha informado la Guardia Civil, se ha procedido a imputar a un holding de empresas por estos hechos.

En esta última fase de la operación se ha detenido a 10 personas en Barcelona, Ceuta, Almería o Málaga, entre ellas un abogado especializado, según la Guardia Civil, en casos de narcotráfico. Entre las dos fases, la operación MVRAND deja un saldo de 27 detenidos, 36 vehículos de alta gama y 10 inmuebles intervenidos, y 58 cuentas bloqueadas.