De la presión por si no repetían suerte a vender el Gordo

El hijo del dueño de la gasolinera de Granadilla, en Tenerife, que este sábado repartió 10,8 millones de euros en premios de la Lotería de Navidad, ha dicho que este año, el sexto consecutivo que dan premios en este sorteo, tenían «cierta presión» por si no repetían la misma suerte pero ahora «estamos contentísimos».

EFE / GRANADILLA DE ABONA

La administración de lotería ubicada en esta gasolinera ha vendido además de 26 décimos del premio Gordo (10.040.000 euros) que ha recaído en el número 3.347; ocho del tercer premio 04.211(400.000 euros); nueve décimos del cuarto premio 2.308 (un total de 78.000 euros) y 13 décimos del quinto premio 29.031 (78.000 euros) y otros nueve décimos del otro quinto 2.308 (54.000 euros)

José González, que ha afirmado sentirse "emocionadísimo", tenía el presentimiento de que este sábado iban a dar un premio importante y ha recordado que es el segundo año que venden décimos del premio Gordo.

Las ventas han subido y se han vendido décimos hasta en China, ha afirmado González, que ha recordado que es una de las administraciones españolas que más vende y este año las ventas comenzaron el 10 de julio.

Ha relatado que ayer vendieron décimos hasta las 23:00 horas y se registraron colas de hasta una hora y media de espera.

Como ejemplo ha comentado que un cliente que se paró a repostar gasolina, al comprobar la cola para comprar lotería, decidió esperar y se llevó siete décimos "y a lo mejor es uno de los agraciados".

El perfil del comprador es variado, ha dicho González, ya que van desde particulares hasta empresas y ha reconocido que a pesar de ser una empresa pequeña "hemos hecho algo muy grande".