El volcán de La Palma, aún incandescente