Gobierno y CSIC se unen para fomentar el desarrollo científico del Archipiélago

El presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, y el presidente del CSIC, Emilio Lora-Tamayo formalizaron esta mañana la firma de un convenio en la sede de Presidencia en Santa Cruz de Tenerife, cuyo objetivo último es el establecimiento de un marco de colaboración que “encauce e incremente la cooperación en materia de investigación científica y desarrollo tecnológico”.

CANARIAS7 / LAS PALMAS DE GRAN CANARIA

En ese sentido, Fernando Clavijo destacó “la importancia de contar con una vía de diálogo y colaboración permanente con el Estado en esta materia que contribuya al desarrollo tecnológico y de la innovación en Canarias, dos de los ejes principales de la política que el Gobierno de Canarias está llevando a cabo para diversificar la economía de las islas y contribuir a consolidar la competitividad empresarial”.

El jefe del Ejecutivo se mostró convencido de que “la ciencia y el conocimiento nos abren puertas y son las herramientas que van a propiciar ese cambio de modelo productivo que necesita la economía canaria”.

Por su parte, el presidente del Centros Superior de Investigaciones Científica, Emilio Lora-Tamayo, manifestó que «estos convenios consolidan la estrecha colaboración mantenida entre el CSIC y las diferentes instituciones de las islas Canarias, cumpliendo con su objetivo fundamental: el de desarrollar y promover investigaciones en beneficio del programa científico y tecnológico».

Programas y cauces para los próximos cuatro años

El acuerdo marco de colaboración entre el Gobierno de Canarias y el CSIC contempla, por un lado, la realización de estudios y la ejecución de proyectos y programas de investigación y desarrollo en las áreas científicas de interés común, que se llevarán a cabo en los Centros, Institutos, Departamentos u otras unidades del CSIC.

Además, también establece cauces como el asesoramiento recíproco, el apoyo mutuo y el intercambio de información en materias de fomento, desarrollo y seguimiento de actividades científicas, mediante la elaboración de informes, creación de grupos de trabajo u otras formas de colaboración.

Asimismo, el Convenio firmado -que tiene una duración de 4 años prorrogables- contempla la cooperación en programas de formación de personal investigador y técnico; la organización y ejecución de actividades comunes relacionadas con la promoción social de la investigación y el desarrollo tecnológico; el intercambio y colaboración de personal por tiempo limitado, cuando la índole del trabajo así lo requiera y, por último, la creación de unidades mixtas de investigación y desarrollo para la realización de actividades de mutuo interés o colaboración.