La inteligencia artificial podría mejorar los resultados de los pacientes con cáncer de intestino

Los algoritmos avalan que las personas con más proteínas AREG y EREG pueden recibir una terapia más específica

R. C.

Una prueba con inteligencia artificial (IA) para medir las proteínas presentes en algunos pacientes con cáncer de intestino avanzado podría ser clave para un tratamiento más específico, según una investigación publicada en el 'Clinical Cancer Research'. Un equipo de la Universidad de Leeds (Reino Unido) colaboró con investigadores de Roche Diagnostics para desarrollar dicha técnica, que ayudará a médicos y pacientes a decidir las mejores opciones de terapia.

Utilizaron para ello muestras de un ensayo anterior, financiado por la organización benéfica Cancer Research UK. En ellas analizaron los niveles de dos proteínas, conocidas como AREG y EREG, que producen algunos cánceres colorrectales.

Los algoritmos basados en la IA permitieron a los investigadores demostrar que los pacientes con niveles más elevados de estas proteínas obtenían un beneficio significativo de un tratamiento que inhibe una proteína diferente implicada en el crecimiento de las células cancerosas, conocida como EGFR. Pero los enfermos con niveles bajos de estas proteínas no se beneficiaron del tratamiento.

En la actualidad, los tratamientos contra el EGFR solo se administran a pacientes con cánceres de intestino avanzados e incurables. Los investigadores esperan que su metodología pueda utilizarse en el futuro para identificar a las personas en las primeras fases de la enfermedad que también podrían beneficiarse de esos fármacos.

El autor principal del estudio, Christopher Williams, de la División de Patología y Análisis de Datos de la Universidad de Leeds, explica a EP que, «a medida que se dispone de más opciones de tratamiento para el cáncer colorrectal avanzado, es cada vez más difícil para los pacientes y sus médicos elegir el tratamiento adecuado para ellos. Esta prueba les ayudará a tomar decisiones con mayor facilidad».

Testosterona protectora

De otro lado, investigadores de la Universidad de West Virginia (EE UU) han puesto de manifiesto que la testosterona podría proteger a los hombres de la inflamación de estómago, principal responsable de la aparición de cáncer. Así se desprende de un estudio publicado en la revista médica 'Gastroenterology'.

Los investigadores tratan de comprender «qué es lo que controla el equilibrio entre una respuesta inmunitaria protectora, que solo se dirige a la infección, y una respuesta inmunitaria patógena, que es como un niño que hace un berrinche y daña todo».

El estudio también consideró los glucocorticoides, hormonas esteroides que secretan las glándulas suprarrenales. Pero a diferencia de la testosterona, no son hormonas sexuales y su producción no difiere sustancialmente entre mujeres y hombres.

Al investigar ratones sin glucocorticoides ni testosterona, observaron que la inflamación del estómago de los machos aumentaba tanto como la de las hembras. Es más, cuando dieron testosterona a los ratones hembra, aquella desapareció.