La Estación Espacial evita restos de prueba antisatélite rusa