Canarias rechaza prohibir los móviles en las aulas

11/09/2018

La consejera de Educación afirma que la forma y el tiempo de uso de los ‘smartphones’ es algo que se debe tratar en cada centro a través del acuerdo de equipos directivos, claustros y familias

La consejera de Educación del Gobierno canario, Soledad Monzón, rechaza la idea de vetar el uso de móviles en las aulas, después de que la ministra de Educación, Isabel Celaá, abriera el debate y dijera que será una medida que estudiará su departamento. «Desde el Gobierno de Canarias no nos planteamos prohibir nada, lo que hacemos es ordenar y regular», destaca la responsable de la administración educativa canaria, quien destaca que «la forma y el tiempo de uso de los móviles en los centros es algo que se debe tratar en cada centro, donde equipos directivos, claustros y familias acuerden el mejor uso de estos dispositivos».

La ministra Celaá estudia la posible prohibición del uso de los móviles en los centros educativos, como ha fijado Francia desde este curso, una medida que apoyan en España varias asociaciones de padres y docentes, aunque otras son partidarias de que sean los centros los que decidan como ocurre ahora. La ministra explicó la semana pasada en una entrevista a Efe que han encontrado «opiniones fuertemente encontradas» sobre una cuestión que considera «muy interesante» y a estudiar, especialmente porque «tenemos demasiados adolescentes muy adictos a la tecnología».

En la actualidad, es cada centro el que decide si permite o no el uso de estos dispositivos dentro del recinto y no hay una regulación ni a nivel estatal ni autonómico.

Uso inadecuado

Según la consejera canaria de Educación, «el acceso a la información, la comunicación y los avances tecnológicos forman parte del sistema educativo, pero indudablemente se puede convertir en un problema si hay un uso inadecuado; docentes y familias deben estar unidos en eso también».

La mayoría de los países occidentales carecen de leyes específicas que regulen el uso de los celulares en los centros educativos, pero muchos gobiernos debaten ya sobre cómo evitar la distracción que provocan estos aparatos en las aulas, según informa Efe.

En Estados Unidos la mayoría de las escuelas permiten a sus alumnos acudir con sus teléfonos, aunque les obligan a mantenerlos en silencio o dejarlos fuera de clase.

Las normas, sin embargo, se han ido relajando y ya hay muchos profesores que los consideran una herramienta educativa más, al permitir el acceso a la información en internet. En México cada estado tiene su propio reglamento de educación pública, por lo que no hay uniformidad en cuanto a la regulación de los teléfonos móviles en las aulas. En Coahuila, por ejemplo, se prohíbe explícitamente el uso de teléfonos celulares, tabletas electrónicas o cámaras fotográficas, con el fin de evitar que estos dispositivos se conviertan en factores de distracción para las actividades escolares.

En Argentina el uso de los teléfonos celulares se regula según cada jurisdicción, aunque hace dos años la provincia de Buenos Aires derogó la resolución que limitaba desde 2006 el uso de equipos móviles y dispositivos tecnológicos en horario escolar. En declaraciones a Efe, Agustina Blanco, directora de Evaluación y Planeamiento del Ministerio de Educación de la provincia de Buenos Aires, explicó que en gran parte de los centros públicos no se regula su uso en adolescentes durante las horas lectivas, por lo que el debate sobre su integración o prohibición continúa, y abogó por «un consumo responsable» para favorecer la educación.

  • 1

    ¿Deben pasar de curso los alumnos de bachillerato aunque suspendan una asignatura?

    Sí.
    No.
    Ns /Nc.
    Votar Ver Resultados