Calvo pide reformas legislativas contra las violencias machistas

14/11/2019

La vicepresidenta del Gobierno en funciones inauguró el I Congreso Internacional de Género que organiza la ULPGC y que reúne en Agüimes, hasta mañana viernes, a especialistas y expertas de las principales organizaciones jurídicas y de derechos humanos para avanzar en medidas preventivas.

ETIQUETAS:

Luisa del Rosario / AGüimes

Los asesinatos de las mujeres y de sus hijos e hijas son el rostro más inaceptable de la inseguridad que soportamos las mujeres en democracia», aseguró ayer la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, en la inauguración del I Congreso Internacional de Género. Una cita que reúne hasta el viernes en Gran Canaria a expertos y expertas de todo el mundo en representaciones de las organizaciones internacionales más relevantes.

Calvo señaló que la ley 1/2004 sobre violencia de género ha sido una de las leyes más recurridas, algo que recordó «frente a quienes piensan que en este momento está contestando negacionismo sobre desigualdad y la particular tragedia violencia machista. Este combate ha existido siempre», avanzó, «lo que ocurre ahora es un que es negacionismo fuera del contexto parámetros democráticos en cuanto se niega incluso mujeres asesinadas y menores».

Con ella coincidió el presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, quien también recordó que «nos encontramos en un momento crítico. Hay formaciones políticas en auge con representación que cuestionan la violencia machista y llegan a hacer apología del machismo. Hay que ser firme contra estas políticas porque están cuestionando los derechos humanos».

Pero España está «a la vanguardia» en la lucha contra la violencia machista, señaló la presidenta del Observatorio Contra la Violencia de Género del CGPJ, Ángeles Carmona. En ese contexto Calvo habló del la «última adquisición» en el desarrollo político normativo: el Pacto de Estado contra la Violencia de Género, «que saca del combate legítimo de la pluralidad ideológica la lucha contra la violencia de género, aunque queda por desarrollar».

La vicepresidenta también se refirió al camino que aún queda por recorrer. «Necesitamos que los operadores jurídicos cambien de paradigma de comprensión y que las mujeres entiendan que esta violencia no tiene fronteras, no tiene culturas, no tiene clases». Por eso, abundó, «queda mucho por hacer en el ámbito estricto de la justicia. Que cada operador sienta y piensa se coloque en el espacio de una mujer objeto de violencia, una mujer amenazada, arrinconada. Tienen que proyectar sobre ellos sus luces», advirtió tras recordar que hace muchos años las mujeres tuvieron que luchar para «sacar» la violencia del contexto privado y que se reconociera como un problema social.

Con todo, señaló, «no hemos mejorado en el número de denuncias. Hay menos y no porque la violencia decrezca, sino porque hay menos confianza de las mujeres en que van a ser bien tratadas y consideradas por la justicia de su propio estado de derecho. Casi el 82% de las mujeres asesinadas este año no había denunciado. No sabemos cómo ayudarlas para sacarlas del riesgo de ser asesinadas», por eso, «hemos de ser valientes y afrontar reformas legislativas y tener conciencia plena de que no hay democracia si no somos capaces de garantizar la seguridad de las mujeres». Un reto que Calvo puso a la altura del cambio climático pues ambos «consumen la lucha digna y justa que hemos de afrontar».

Por su parte, la directora del congreso, Auxiliadora Díaz, abundó en que la violencia contra las mujeres es «el mayor atentado contra derechos humanidad».

  • 1

    ¿La renta de ciudadanía que propone el Gobierno canario reducirá la pobreza en el Archipiélago?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados