Borrar
Imagen de archivo de un Géiser. E.C.
Aparece un géiser en una zona volcánica de Ciudad Real

Aparece un géiser en una zona volcánica de Ciudad Real

Agua y gas carbónico se mezclan en este géiser, un fenómeno que se ha repetido en la comarca de Calatrava en las últimas décadas

j.m.l.

Ciudad Real

Jueves, 1 de septiembre 2022, 11:29

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Un nuevo géiser ha aparecido en la comarca ciudadrealeña del Campo de Calatrava, una zona de pasado volcánico que favorece la existencia de este tipo de chorros que arrojan agua y gas carbónico desde el subsuelo a la superficie.

La presencia de estos géiseres ha comenzado a detectarse en las dosúltimas décadas a raíz de prospecciones en terrenos agrícolas en busca de agua para abrir pozos de riego. El último, descubierto en la localidad de Valenzuela de Calatrava, también ha salido a la superficie fruto de un sondeo para pozo de riego. El grupo de investigación «Geomorfología, Territorio y Paisajes en Regiones Volcánicas» (GEOVOL) de la Universidad de Castilla-La Mancha está estudiándolo después de que vecinos de la zona alertaran de la presencia de este chorro espontáneo que arrojaba líquido mezclado con gas al río Jabalón.

Según el director del GEOVOL, Rafael Ubaldo Gosálvez, «estamos analizando este fenómeno por satélite con imágenes de la Agencia Espacial Europea que rastrea la zona cada cinco días para comprobar su estado». Según este científico, el géiser lleva un mes activo, lo que demuestra su importancia ya que este tipo de hervideros suelen durar sólo entre una y dossemanas.

Mayor duración -siete meses- tuvo el de Granátula de Calatrava (Ciudad Real) en el año 2000 que llegó a alcanzar una altura de 60 metros y que atrajo a un buen número de curiosos.

Lo común en todos ellos es el alto contenido de hierro del agua expulsada. Se trata de aguas confinadas, que no salen a la superficie a través de manantiales y contienen gran cantidad de dióxido de carbono disuelto, de origen magmático.

Según los expertos, estos chorros seguirán apareciendo en el futuro porque habrá más sondeos en busca de agua para riegos a cualquier profundidad y en cualquier terreno, también sobre acuíferos carbónicos. Por ello, el GEOVOL ha llegado a recomendar la prohibición de sondeos que afecten a acuíferos confinados para evitar que surjan aguas agrias que apenas tienen usos.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios