Tribunales

Ante el jurado por asesinar a Pruteanu

La Audiencia Provincial juzga a un turco nacionalizado español de haber acabado con la vida de un rumano en Maspalomas al que, presuntamente, asfixió y luego quemó su cuerpo. La Fiscalía pide una condena de 18 años de prisión.

Francisco José Fajardo
FRANCISCO JOSÉ FAJARDO Las Palmas de Gran Canaria

El magistrado Pedro Herrera presidirá a partir de este lunes el juicio ante el Tribunal del Jurado que sienta en el banquillo a Ali G. G, de origen turco y nacionalizado español, que se enfrenta a 18 años de prisión acusado de haber asesinado a Stefan Pruteanu, un sintecho conocido en San Fernando de Maspalomas al que, presuntamente, estranguló y prendió fuego el 11 de enero de 2019.

El acusado, según el Ministerio Público, acabó con la vida del indigente aprovechándose de que tenía sus dos piernas amputadas y en el momento del crimen se había quitado las prótesis para dormir en unos quioscos abandonados en el Parque Europeo de Maspalomas. En un primer momento, la Policía Nacional también detuvo a la esposa del acusado y fue investigada por encubrimiento, aunque según la Fiscalía, concurre en ella la excusa absolutoria de que era su cónyuge en el momento de los hechos.

Según el escrito de acusación, Ali G. G, salió de su domicilio en San Fernando de Maspalomas el 11 de enero y se dirigió andando al Parque Europeo, situado entre las calles San Cristóbal de la Laguna y la Avenida de Tenerife. En este lugar se encuentran unos quioscos abandonados y era la zona donde pernoctaba y desarrollaba sus actividades diarias Stefan Pruteanu.

Ali G. G. accedió al quiosco y «con la inequívoca voluntad de acabar con la vida de Stefan Pruteanu» y aprovechando que el mismo se encontraba tumbado boca arriba en el suelo sobre un colchón a la vez que estaba desprovisto de sus piernas ortopédicas sin capacidad de defensa, «ejerció presión en su cuello» hasta fracturar el asta superior derecha del tiroides y ocasionar una fractura bifocal de la asta derecha del hioides con hemorragia asociada y degeneración fibrilar de la musculatura adyacente. De esta forma le ocasionó la muerte «por asfixia mecánica», siendo la causa una «anoxia anóxica». Tras estrangular al sintecho, el acusado abandonó rápidamente el lugar alejándose del mismo por la calle Tenerife.

Horas después, se dirigió a su casa donde vivía con su pareja, la británica Roberta S., a la que contó lo que había hecho. Por eso abandonaron el domicilio a las 18.05 y se subieron en su coche. Roberta S., que era la que conducía, se dirigió al Parque Europeo y, una vez se apearon del vehículo, se dirigieron ambos andando al quiosco donde yacía el cuerpo sin vida de Stefan Pruteanu.

Con la supuesta intención, según la Fiscalía, «de eliminar cualquier vestigio que le relacionase con la acción que había realizado por la mañana», el acusado se acercó a Stefan y lo roció con alcohol para, acto seguido, prenderle fuego. En cuestión de minutos el cuerpo de Stefan Pruteanu comenzó a arder mientras presuntamente Roberta S. vigilaba que nadie se percatara de los hechos. Tras finalizar, Ali G. G., abandonó el lugar por la avenida de Tenerife en dirección a la calle La Estrella para dirigirse al Centro Comercial Tropical, mientras que Roberta S. hizo lo propio en dirección opuesta para ir a buscar su coche y recoger minutos después al acusado y marcharse juntos de nuevo a su domicilio sobre las 19.25 horas.

Venganza

Según los investigadores, el presunto móvil de los hechos fue la venganza por una denuncia que había presentado el acusado contra la víctima. Las pesquisas determinaron que el indigente mantenía un proceso judicial con el agresor, puesto que el fallecido había apuñalado a Ali G. G. en unos hechos sucedidos el año 2017. En el momento de su muerte, Stefan Pruteanu, tenía 61 años y era una persona muy conocida en esa zona del sur de Gran Canaria.

El juicio se prolongará desde el lunes hasta final de semana.

Toda la semana

La pareja acusada de asesinar y quemar en enero de 2019 a un indigente rumano de 61 años que tenía amputadas las dos piernas, él como presunto autor y ella como encubridora, será juzgada en este juicio con jurado popular a partir de este lunes ante la Sección Primera de la Audiencia Provincial. En principio, las vistas están señaladas durante toda la semana y se espera que el jurado empiece a deliberar desde el viernes.