Alemania permitirá el cambio de sexo con una simple visita al registro civil

No será necesario presentar informes sobre la identidad sexual o certificados médicos

JUAN CARLOS BARRENA

El cambio de sexo o de identificación sexual en Alemania será posible en el futuro con una simple visita al registro civil. La coalición de gobierno, formada por socialdemócratas (SPD), verdes y liberales (FDP), ha llegado a un acuerdo para renovar y reformar la llamada Ley de Transexualidad de 1980 y facilitar al máximo los trámites a los interesados, quienes podrán cambiar su nombre y sexo en el registro civil de manera voluntaria, sin la necesidad incluso de presentar informes sobre la identidad sexual o certificados médicos. El nuevo concepto para el proyecto de ley fue presentado hoy en Berlín por los ministerios de Justicia y Familia y acabará con la antigua legislación, que es considerada por muchos obsoleta y discriminatoria.

Aunque la mayoría de los ciudadanos de este país se identifica con el sexo que tienen desde su nacimiento, existen personas que se deciden por otra identificación sexual como los intersexuales, no binarios o transgéneros. Los primeros tienen un sexo que no se atiene a la norma médica de los cuerpos femeninos o masculinos, los segundos consideran que no tienen ninguna de las dos identidades y los terceros sienten que no pertenecen al sexo que se les atribuyó en su nacimiento. Para los menores de 14 años serán sus progenitores o tutores quienes presenten la solicitud en el registro civil y en el caso de los mayores de esa edad y quienes no han alcanzado la mayoría de edad primará la voluntad de los afectados sobre la de sus padres.

«Para velar por los derechos de personalidad de los adolescentes será un tribunal de familia el que decida en el caso de que los tutores no acepten la voluntad del interesado, teniendo en cuenta el bienestar del menor al igual que en otras constelaciones del derecho de familia y reemplazarán la decisión de los padres a petición del menor», reza el proyecto de ley. El titular de Justicia, el liberal Marco Buschmann, y la ministra de Familia, la verde Lisa Paus, subrayaron que el proyecto de ley no se compromete con la cuestión relacionada con medidas quirúrgicas destinadas a un cambio físico de sexo. Esas intervenciones se llevarán a cabo sobre la base de las normas de la medicina especializada.

«La Ley de Transexualidad se remonta a 1980 y es humillante para los afectados», afirmó ante los medios la ministra alemana de Familia, mientras su colega en el ministerio de Justicia afirmó que «la ley actual vigente trata a las personas afectadas como enfermos. Y eso no tiene justificación».