A la abogacía de Las Palmas no le gusta el lenguaje inclusivo

El 65% de las papeletas, en contra de cambiar el nombre del colegio.

Luisa del Rosario
LUISA DEL ROSARIO

Estar al día de la normativa legislativa no significa que se quiera cumplir. Al menos es lo que se desprende de la votación que ayer se llevó a cabo en el Colegio de Abogados de Las Palmas, entidad que seguirá denominando con el masculino genérico también a sus colegiadas.

El 65% de las papeletas de quienes pertenecen al colegio profesional y ejercen fueron para el no al cambio de nombre: Colegio de la Abogacía de Las Palmas. Solo el 35% se manifestó a favor. En total, 354 votos, una cifra bastante escueta cuando el censo electoral era de 2.781 personas, es decir, solo se movilizó el 9,1% de las abogadas y abogados con derecho a voto.

Entre las personas no ejercientes tampoco ganó el apoyo al lenguaje inclusivo. 14 votos inclinaron la balanza para que el Colegio de Abogados siga luciendo el masculino genérico.

En este censo, de 1.825 personas, solo diez votaron a favor de que las compañeras abogadas también se sientan representadas en el nombre de la institución a la que es obligatorio colegiarse para ejercer la abogacía.

Los resultados del acta contabilizan doble el voto entre los y las letradas ejercientes siguiendo los estatutos para el Régimen y Gobierno de la institución, de ahí que en total se sumen 460 votos en contra y 248 a favor.

Curiosamente, buena parte de este tipo de asociaciones en España ha cambiado su nombre adaptándose a la ley de Igualdad, incluso su órgano superior, el Consejo General de la Abogacía, que agrupa a los colegios profesionales de abogados y abogadas de España.​