Arcadio Suárez

4.583 canarios murieron entre marzo y noviembre esperando la dependencia

El MoMo detecta un exceso de 709 muertes entre los solicitantes isleños desde que comenzó la pandemia

Luisa del Rosario
LUISA DEL ROSARIO Las Palmas de Gran Canaria

Entre los meses de marzo y noviembre de 2020, el MoMo en el sistema para la autonomía y atención a la dependencia detectó en Canarias un exceso de 709 muertes entre las personas que esperaban la resolución de su expediente. En concreto en esos meses fallecieron en las islas 4.583 personas que habían solicitado la dependencia, un 17,8% más de lo estimado. Mayo, con 251 fallecimientos más de lo esperado, y septiembre, con 189, son los meses en que más muertes no esperadas se produjeron. Con todo, en el archipiélago las cifras son menores que la media nacional, poniéndose a la cabeza la comunidad de Madrid, con 10.018 muertes más de las esperadas, Castilla-La Mancha, con 4056, Castilla y León, con 5.230 o Cataluña, con 9.763 más. En total el exceso de muertes entre las personas con solicitud de dependencia en España entre marzo y noviembre es de 45.665.

Según el director general de Dependencia, Miguel Montero, una de las posibles explicaciones de este exceso de muertes en el archipiélago es que la media de edad de las personas que piden entrar en el sistema en las islas es «bastante más alta» que en el resto de las comunidades. De hecho, Montero recordó que hasta 2019, en las islas solo se tramitaban expedientes de personas mayores de 80 años, lo cual, afirma, no se correspondía «con ningún tipo de criterio técnico, sino político». Tras la llegada del nuevo equipo de Gobierno, explica Montero, se eliminó ese criterio, pero eso significa que «al iniciarse 2020» hubiera «mucha gente muy mayor» esperando por las resoluciones de su posible dependencia.

Otra de las cuestiones a la que apunta Montero es a la falta de plazas sociosanitarias en las islas. «Necesitamos construir más plazas de residencias porque hay determinados dependientes, especialmente de grado III, en que la atención en la casa es imposible» por lo que en muchas ocasiones acaban entrando en urgencias con varias patologías ya muy complicadas. En este sentido Montero abundó en la necesidad de que se consolide el plan de infraestructuras sociosanitarias en las islas para cubrir las carencias de plazas residenciales de alto requerimiento. Montero aludió al «retorno» de una inversión sociosanitaria, 47 euros por cada 100, mientras que, en el turismo, dijo, es de 17 por cada 100. «La creación de residencias es, además, creación de empleo directo que no puede deslocalizarse», recordó.

Entre las personas beneficiarias con prestación de dependencia en Canarias el MoMo señala un incremento de 496 fallecidos más de lo esperado, con un total de 2.011 muertes entre marzo y noviembre.