Derechos Humanos

18 canarios están encarcelados en prisiones repartidas en 13 países

07/07/2019

La Fundación +34 contabiliza a 961 españoles recluidos en los cinco continentes. Los vericuetos legales de cada sistema y la lejanía propicia que muchas familias sean estafadas con falsas promesas.

ETIQUETAS:

Francia, con 188, y Perú, con 120, son los países con más españoles encarcelados. En total y repartidos por los cinco continentes la Fundación +34 contabiliza 961 españoles en prisión, de ellos constan 18 canarios, a los que habría que sumar otros 9 que no quieren constar oficialmente.

Cuando se recibe la noticia de que un familiar está en una cárcel extranjera el panorama es desolador porque no sabe qué hacer. Así lo explica Jennifer Rodríguez, que acaba de comenzar las labores de coordinadora en Canarias de la fundación. «Te llaman dos semanas después de la detención. A partir de ahí te encuentras que el Consulado tarda en contestar mucho tiempo por lo que en mi caso y en la de otras familias españolas que conocí, los voluntarios y la fundación en sí son las que más información y mejor guía encuentras en ese momento», comenta. La lejanía y la falta de experiencia pone a las familias, además, en una situación de vulnerabilidad frente a las estafas. «No sabes si cogerte un abogado español o del país donde está porque conocen mejor las leyes y hay estafadores a montones y no 100 euros, sino 2.000 o 3.000. Hay mucho trapicheo y te ves desesperada y pensando si no estás perjudicando [al prisionero]» lamenta Rodríguez, que se unió a la fundación después de que encarcelaran a su hermano en Perú.

Las condiciones de las cárceles y los sistemas penitenciarios varían de un país a otros, pero las de América Latina son bastante duras, especialmente las prisiones de Perú, El Salvador y Ecuador. En las primeras se mira a los españoles con cierto recelo, comenta Rodríguez. Lo peor es el hacinamiento –«celdas de 40 personas en las que hay 200»– y las condiciones higiénicas, «mezclan a gente enferma con gente sana, no tienen ni cepillos de dientes, se exponen a la tuberculosis,...» relata. Su hermano le contó cómo había visto morir a un chico valenciano que se «desplomó enfermo» y no lo enviaron al hospital. Enviar ayuda no es seguro, pero gracias a la Fundación +34 y a su red de voluntariado los presos españoles están mejor atendidos. «Les llevan comida, productos básicos, cartas y médico para que les hagan revisiones y nos comunican como se encuentran, nos guían y aconsejan, algo necesario al estar tan lejos», explica.

Desde 2018 el Gobierno canario destina 10.000 euros para ayuda a los presos isleños en el extranjero.

Años de papeleo para cumplir condena en España

Uno de los objetivos principales de las familias de los presos españoles en el extranjero es lograr que los repatríen y que terminen de cumplir su condena en nuestro país. Según los sistemas penitenciarios y los convenios de extradición, en unos países es más fácil de lograrlo que en otros. En el caso del hermano de Jennifer Rodríguez tardaron tres años en lograr que viniera a España. Lo hizo en un traslado masivo en el que llegaron 67 españoles. La primera parada fue Madrid, ahí los prisioneros canarios pasaron otros siete meses hasta que los trasladaron al archipiélago. «Ese es otro problema que te encuentras. Una vez que los trasladan a Madrid los canarios son los últimos en traer. Pasaron siete meses más para que llegara a Canarias», afirma Jennifer Rodríguez. Precisamente por ese largo camino la ayuda psicológica que reciben las familias es también importante. «Es que no tienen a dónde acudir y la fundación sabe guiarte. Las familias que no acceden a internet no tiene información y no van a tener idea de como sacar a su hijo o a su hermano», añade Rodríguez.

  • 1

    ¿Las grabaciones de la Guardia Civil a los conductores con síntomas de consumir drogas reducirán los accidentes de tráfico?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados