Yaiza llevará a pleno el rescate del servicio de retirada de basura

27/10/2018

Noda explicará el lunes detalles sobre cómo se realizarán las recogidas

El grupo de gobierno de Yaiza, liderado por Óscar Noda, tiene previsto aprobar el lunes, en sesión plenaria, el acuerdo por el que se hará viable la recuperación del servicio de recogida de basura en todo el municipio. La medida tiene respaldo del Consejo Consultivo de Canarias, como ya avanzó este periódico, si bien con el condicionante de que no podrán imponerse sanciones a la mercantil Hernández Bello por los incumplimientos detectados en las prestaciones de estos últimos meses si se completa el rescate del servicio, como así va a ser.

Para explicar la decisión a tomar en el pleno del lunes, el alcalde dijo ayer que «el Consultivo, por un lado, nos da la razón diciendo tajantemente que hay graves incumplimientos en la prestación del servicio y, por otro, avala el procedimiento seguido por el Ayuntamiento en los trámites y pruebas que sustentan la propuesta de resolución del contrato», dijo el alcalde.

casos frecuentes. Al tiempo de que el Consultivo diera la razón a Yaiza, atendiendo al dictamen de 11 de octubre, «el Ayuntamiento demostró con datos objetivos que los incumplimientos del servicio no son puntuales o circunstanciales tipificados como graves y susceptibles de penalización económica», según se apreció por el regidor. Además, «son incumplimientos tan graves y sistemáticos que precisamente impulsaron a la institución a tomar el camino de la resolución del contrato», matizó Noda.

La empresa, no obstante, ha venido rechazando que sean regulares las anomalías en sus prestaciones, apreciándose que habitualmente se recoge la basura que se acumula a diario en suelo sureño, gracias a una plantilla bien dotada que se ayuda de cuatro vehículos, con capacidad cada uno para 12.000 kilos de carga. Hernández Bello asumió la retirada de residuos en la primavera de 2012, al presentar la oferta que los técnicos locales valoraron como la más económica. El servicio se licitó, para diez años, con opción a prórroga de dos años, por casi 13,7 millones de euros. La adjudicación se dio por un montante de 7,5 millones de euros.