Un preso se ahorca en aislamiento y con un compañero de apoyo

26/07/2018

Aunque solo le quedaba un mes para cumplir sus penas de siete años, fue hallado a las 04.00 horas colgado en la celda por su propio compañero, que se tropezó con el cuerpo al ir al baño

Un preso al que solo le faltaba un mes para cumplir varias condenas que suman siete años fue encontrado muerto en la celda por el compañero de apoyo que los responsables de prisión le habían puesto en previsión del suceso, que finalmente no pudo evitarse.

El compañero tropezó con el cadáver, que pendía colgado de una sábana, cuando, a las 04.00 horas de la madrugada de este jueves se levantó para ir al baño. Aunque dio aviso inmediatamente, nada se pudo hacer por salvar la vida del joven. El fallecido dejó, incluso una carta en la que exculpaba al compañero de apoyo de cualquier responsabilidad.

Fuentes penitenciarias indican que el fallecido sufría a menudo brotes psicóticos y en estos días se encontraba en aislamiento por amenazas a funcionarios, por lo que se tomó la medida de apartarlo del resto de la población reclusa, ya que estaba considerado un preso de alta peligrosidad, después de varios casos de agresión. El joven, de origen grancanario tuvo otros intentos previos de suicidio, casi siempre coincidiendo con los brotes, en los que se obsesionaba con su exmujer, que actualmente mantiene una relación el hermano del fallecido, lo que le afectaba emocionalmente.

El pasado año, otro recluso se quitó la vida en la prisión de Tahíche, cuando se encontraba en las instalaciones de la enfermería. Por su parte, desde el centro se admite otros intentos de suicidio recientes, si bien se sospecha que se trata de posibles estrategias de los presos, por el modo de sucederse, siempre con funcionarios cerca que impiden la tragedia.

Los sindicatos de la prisión vienen reclamando más personal, sobre todo sanitario y aseguran que durante el período estival se reduce un 30% la plantilla de funcionarios.