Tías da luz verde a la reparación de los accesos a la playa Grande

17/03/2020

La iniciativa, dotada con un presupuesto de más de 322.000 euros, pretende recuperar la escollera y establecer medidas correctoras en la principal zona de baño de Puerto del Carmen

j. r. s. / tías

Tras meses de incertidumbre, por fin el Ayuntamiento de Tías ha dado luz verde a la iniciativa destinada a reparar uno de los principales accesos a la playa Grande de Puerto del Carmen. La iniciativa se encuentra desde hace días en fase de licitación, si bien es cierto que con plazos ahora a expensas de ver cómo se resuelve la crisis abierta por el coronavirus. No obstante, sí es fijo que el trabajo a ejecutar cuenta con un presupuesto fijo, de más de 322.000 euros, contando con impuestos, en el propósito de que la iniciativa pueda cobrar forma efectiva a lo largo de la segunda mitad del año.

Desde 2016 el muro y macizo rocoso existente en la playa Grande están sufriendo «continuos derrumbes debido al efecto de las carreras de mareas y el oleaje que azota a esta costa», según consta en la memoria justificativa de la actuación. El deterioro se ha ido agudizando de tal modo que ha habido que colocar vallas para prohibir el uso del espacio, por seguridad de los viandantes y de los bañistas, al margen de que estos días la zona de baño haya quedado inoperativa.

En el caso del macizo rocoso, han sido continuos los desplomes de grandes piedras de su base, «lo que ocasiona el descalce del mismo, pudiendo producir grandes hundimientos o incluso corrimiento en las infraestructuras que se encuentran en su coronación, como es el caso de paseo peatonal y vial de tráfico vehicular muy importante el núcleo urbano de Puerto de Carmen». En el particular del muro en situación de colapso, el derrumbe total del mismo tiene como consecuencia bien visible «corrimientos de tierra que están haciendo que los muros que se encuentran en cotas mayores sufran los mismos daños», se tiene en cuenta en la memoria.

Estos desperfectos son de naturaleza estructural, de manera que solamente podrán repararse mediante la ejecución de nuevos muros de contención, atendiendo a los informes técnicos. Para poner remedio, las obras a realizar deberán consistir, de manera básica, en la ejecución de un muro de escollera en dos tramos y la reconstrucción de las escaleras existentes. A priori, desde el inicios al final de las obras a ejecutar, las mismas deberán estár listas en no más de medio año.

muro aterrazado. En el extremo suroeste de la playa el muro se realizará aterrazado con el fin de minimizar el impacto visual desde la playa. Y en lo que a las escaleras existentes se refiere, la mejora deberá consistir en la reposición de peldañeado y reconstrucción de las partes afectadas, así como la construcción de una pequeña escollera que evite los efectos de futuros temporales en la zona.

En la situación actual, al estar imposibilitado este acceso, la conexión entre la zona de arena y la avenida se hace a través de un espacio próximo al hotel Fariones o junto a la zona donde en tiempos operó el Waikiki.

Tras meses de incertidumbre, por fin el Ayuntamiento de Tías ha dado luz verde a la iniciativa destinada a reparar uno de los principales accesos a la playa Grande de Puerto del Carmen. La iniciativa se encuentra desde hace días en fase de licitación, si bien es cierto que con plazos ahora a expensas de ver cómo se resuelve la crisis abierta por el coronavirus. No obstante, sí es fijo que el trabajo a ejecutar cuenta con un presupuesto fijo, de más de 322.000 euros, contando con impuestos, en el propósito de que la iniciativa pueda cobrar forma efectiva a lo largo de la segunda mitad del año.

Desde 2016 el muro y macizo rocoso existente en la playa Grande están sufriendo «continuos derrumbes debido al efecto de las carreras de mareas y el oleaje que azota a esta costa», según consta en la memoria justificativa de la actuación. El deterioro se ha ido agudizando de tal modo que ha habido que colocar vallas para prohibir el uso del espacio, por seguridad de los viandantes y de los bañistas, al margen de que estos días la zona de baño haya quedado inoperativa.

En el caso del macizo rocoso, han sido continuos los desplomes de grandes piedras de su base, «lo que ocasiona el descalce del mismo, pudiendo producir grandes hundimientos o incluso corrimiento en las infraestructuras que se encuentran en su coronación, como es el caso de paseo peatonal y vial de tráfico vehicular muy importante el núcleo urbano de Puerto de Carmen». En el particular del muro en situación de colapso, el derrumbe total del mismo tiene como consecuencia bien visible «corrimientos de tierra que están haciendo que los muros que se encuentran en cotas mayores sufran los mismos daños», se tiene en cuenta en la memoria.

Estos desperfectos son de naturaleza estructural, de manera que solamente podrán repararse mediante la ejecución de nuevos muros de contención, atendiendo a los informes técnicos. Para poner remedio, las obras a realizar deberán consistir, de manera básica, en la ejecución de un muro de escollera en dos tramos y la reconstrucción de las escaleras existentes. A priori, desde el inicios al final de las obras a ejecutar, las mismas deberán estár listas en no más de medio año.

En el extremo suroeste de la playa el muro se realizará aterrazado con el fin de minimizar el impacto visual desde la playa. Y en lo que a las escaleras existentes se refiere, la mejora deberá consistir en la reposición de peldañeado y reconstrucción de las partes afectadas, así como la construcción de una pequeña escollera que evite los efectos de futuros temporales en la zona.

En la situación actual, al estar imposibilitado este acceso, la conexión entre la zona de arena y la avenida se hace a través de un espacio próximo al hotel Fariones o junto a la zona donde en tiempos operó el Waikiki.