Sanidad recibe siete propuestas para el búnker de radioterapia

11/01/2020

Durante este primer trimestre se analizarán las ofertas recibidas, con el fin de que las obras se puedan iniciar sobre mitad de año

La Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias ya tiene en su haber siete propuestas de cara a la próxima construcción del búnker de radioterapia en el Hospital Doctor José Molina Orosa de Arrecife, esencial para evitar la derivación masiva de pacientes a Gran Canaria para la aplicación de tratamientos contra el cáncer. La mencionadas ofertas fueron todas validadas el jueves en la mesa de contratación con presencia de técnicos, justo un día después de que venciera el plazo oficial dispuesto para recibir ofrecimientos para una actuación que cuenta de partida con un presupuesto de más de 2 millones de euros.

Durante este primer trimestre se contempla que pueda concretarse el análisis pormenorizado de las siete propuestas, con vistas a la adjudicación definitiva. Salvo complicaciones, incluida alguna posible impugnación, por parte del Ejecutivo se tiene el propósito de que las obras de construcción del búnker se puedan iniciar sobre mitad del año.

El proyecto de la Unidad de Oncología Radioterápica de Lanzarote contempla la construcción de un búnker dotado de áreas de apoyo técnico y de uso del personal, dos consultas, salas de espera y área administrativa, que ocuparán una superficie útil de 400 metros cuadrados, de un espacio total construido de 538 metros cuadrados, según consta en las bases del concurso finalmente activado en el desenlace del pasado ejercicio. Se construirá junto a las dependencias administrativas de la Gerencia de Servicios Sanitarios, accesible para pacientes ambulatorios y estará bien conectada con el resto de dependencias del Hospital Doctor José Molina Orosa.

A priori, el plazo máximo de ejecución de las faenas deberá ser de justo doce meses, de manera que se puede colegir que el búnker podrá estar listo para sus estreno a lo largo de la segunda parte de 2021, si bien a expensas del equipamiento definitivo y del nombramiento del personal que se encargará de su gestión.

Con respecto al último apartado, se tiene en cartera la posibilidad de derivar profesionales de otras islas, según dio a entender en fechas recientes Teresa Cruz, consejera de Sanidad.

Para concretar el búnker hará falta en principio la demolición de varios despachos y del actual salón de actos del recinto hospitalario. La futura unidad, en un área especialmente estratégica, se pretende que sea «accesible para pacientes ambulatorios y bien conectada con el resto de dependencias», según se valoró por fuentes oficiales a comienzos de noviembre, una vez que se aprobó la iniciativa en Consejo de Gobierno.

Este servicio de radioterapia lleva siendo una reclamación prioritaria durante los últimos años de AFOL (Asociación de Familias Oncohematológicas de Lanzarote), entidad que ha promovido varias manifestaciones, todas ellas muy participativas.