Sanidad cierra parte del Matadero por no cumplir con la normativa

11/12/2019

La UE fijó un plazo para adecuar la infraestructura y evitar el sufrimiento animal, pero no se adaptó. Mientras el Cabildo ya acomete las obras, el ganado grande será llevado a Gran Canaria

Salud Pública ha ordenado clausurar el Matadero Insular, en lo que se refiere a la línea de sacrificio que afecta a las grandes animales, en este caso ganado ovino, vacuno, caprino y bovino, al no estar la infraestructura adaptada a la normativa comunitaria. Más en concreto, al Reglamento de la Comunidad Europea (CE) 1099/2009 sobre la protección de los animales en el momento de la matanza.

La orden de clausura es de fecha del pasado 8 de diciembre y afecta solamente a la parte del Matadero Insular en la que se sacrifican las reses grandes, mientras que queda al margen la parte destinada al sacrificio de lechones, corderos lechales y cabritos, que sigue operando con normalidad. Esta parada en los sacrificios indicados viene motivada, según explicación del consejero del Área de Agricultura, Ganadería y Pesca del Cabildo, Ángel Vázquez (PP), «al no haberse adaptado la infraestructura con una serie de obras que había que haber hecho en un plazo de unos diez años, desde que entró en vigor la norma comunitaria, y que en anteriores mandatos no se llegaron a acometer».

La citada normativa (de aplicación desde el 1 de enero de 2013) en materia de bienestar animal, tiene por principal objeto garantizar que se evite cualquier dolor o sufrimiento innecesario a los animales, basándose siempre en la última información científica disponible. Sin embargo, los responsables del Cabildo en esos años no acometieron las reformas obligadas.

En este caso, como explica el consejero, «cuando llegué al cargo hace cuatro meses me encontré con el problema y nos hemos puesto manos a la obra para resolverlo».

Según Ángel Vázquez, una parte de las obras y renovación de maquinaria para adaptar el matadero ya se está ejecutando. En este caso, se trata de trabajos ya adjudicados por valor de 39.935 euros, para el aportillado de la línea de ganado de vacuno; mientras que otra de los contratos para adaptar la línea de bovino, que está también adjudicada por importe de 89.000 euros, empezará a acometerse en breve.

Por último, una tercera fase, relativa al suministro de maquinaria para la línea de matanza de ovino-caprino y porcino, por importe de 251.000 euros, está todavía en fase de licitación.

La idea, explicó el responsable del Cabildo, es ir acometiendo las obras hasta adaptar todo el Matadero, mientras a la vez ya se trabaja en el encargo a una consultoría para conocer las necesidades de redimensionamineto del recinto y proceder a dotar uno completamente nuevo.

Mientras se adapta la maquinaria y la infraestructura, el ganado ovino, caprino, porcino y bovino tendrá que trasladarse a Gran Canaria para ser sacrificado, y los gastos correrán a cargo del Cabildo, aunque según el propio consejero, ningún matadero de Canarias cumple a rajatabla con la normativa europea.

Todos estos inconvenientes ya los conoce el sector desde hace años, y sabía que tarde o temprano la autoridades iban a adoptar medidas. No obstante, el propio Vázquez mantuvo una reunión con el sector hace semanas para informar.