San Bartolomé tiene suficientes taxis aunque faltan adaptados

19/06/2017

Los 69 taxis que ahora operan en San Bartolomé son suficientes para las necesidades del municipio, incluyendo los servicios vinculados con el aeropuerto, según el estudio encargado por el Ayuntamiento para analizar el sector. Se descartan nuevas licencias.

ETIQUETAS:

La conclusión la ofrece el economista Fernando Cabrera tras un estudio pormenorizado de meses, con entrevistas a usuarios y profesionales, análisis de las paradas y recuentos diversos.

Asegura el informe que con las 69 licencias actuales hay capacidad para cubrir a la población residente, con una media de 3,8 vehículos por cada millar de habitantes; y para cubrir la operativa diaria en el aeropuerto, donde por jornada se da atención a más de 1.700 viajeros.

Además, se tiene en cuenta que un incremento en cuanto a las licencias haría merma en los ingresos del sector, capaz de ingresar en conjunto, por año, sobre 5,63 millones de euros. Es decir, se da una media por licencia de poco más de 81.600 euros, suma con la que debe hacer frente a mantenimientos, amortizaciones y pagos de personal asalariado, que ha ganado peso en las últimas fechas.

Con solamente crear tres licencias, matiza el informe, por vehículo se correría el riesgo de mermar el nivel de ingresos por ejercicio en cerca de 3.400 euros.

Con estos fundamentos se indica por Fernando Cabrera que «el servicio de taxis de licencias ordinarias en el municipio de San Bartolomé, con el actual número de licencias, es prestado de forma eficiente con una buena rentabilidad para los profesionales del sector en combinación con una razonable prestación del servicio a los usuarios, por lo que no se considera necesaria la incorporación de más licencias».

No obstante, sí se advierte de la necesidad de variar la oferta existente en cuanto a vehículos adaptados a personas con movilidad reducida. Del total, 66 licencias son ordinarias y solamente 3 ajustadas a las necesidades de usuarios con condiciones especiales. Se recomienda doblar el cupo, para suponer el 8,33% de la oferta total, con lo que entonces sí que se superaría el mínimo del 5% de la flota que se recomienda.

Se alude a cuestiones incluso económicas para asumir esta recomendación, «pues el colectivo de personas con problemas de movilidad está aumentando en Europa, nuestro principal emisor de turistas», añade el estudio sufragado por el Ayuntamiento.