Pedro podrá ayudar a salvar vidas

13/01/2019

Marta Ceñal promueve acciones, incluida una página abierta en Facebook, con vistas a que las muertes por suicidio «dejen de ser un tabú». Pide que se cree un plan nacional de prevención

Cada día en España al menos se padecen una decena de muertes por suicidio. Y pese a ello, no existe aún un plan nacional de prevención, a pesar de que se pierden más vidas que por los accidentes de tráfico, lamenta Marta Ceñal, vecina de Playa Honda que ha decidido movilizarse para lograr que estas pérdidas «dejen de ser un tabú».

Marta perdió en Madrid a su hijo Pedro Ordax Ceñal, quien contaba con 23 años de edad, en noviembre de 2017. Fue un mazazo, porque «no nos dio señales de nada o yo al menos no las supe captar». Los meses posteriores fueron un tormento para la madre, pero lejos de dejarse llevar por la derrota, optó por ser una ayuda para evitar muertes por la misma causa. Fruto de esta aspiración, en noviembre pasado creó una página abierta en Facebook (El Descanso De Pedro), que cree ya ha servido para canalizar frustraciones de familias de otras víctimas, así como para haber evitado alguna desgracia.

«Mi objetivo de por vida va a ser dar a conocer y difundir las señales de las personas que piensan en la muerte», puntualiza Marta. Para tal fin, ha investigado y ha hecho cursos, teniendo el propósito de estudiar Psicología desde el próximo curso. Considera esta madre que la muerte por suicidio «es un tema del que hay que hablar con normalidad», con diferentes puntos de vista. Con ello, matiza, sería más sencilla la prevención, «fundamental y para todas las edades».

En Facebook, donde ya cuenta la página con unos 400 seguidores y más de 47.000 visualizaciones, ofrece Marta consejos de cosecha propia y referencias tomadas de medios de comunicación diversos. Además, contiene referencias de la Fundación de Salud Mental, en el afán de que se le dé mayor visibilidad social a las muertes invisibles, «porque insisto, es un tema que no tiene que ser tabú», precisando al respecto que «hay que hablar de las cosas por su nombre», cuando alude a las muertes por suicidio.

Además, Marta tiene el propósito de crear una asociación en la isla, con afectados y con personas que quieran añadirse. Cada pérdida se calcula que tiene referencia directa en al menos media docena de allegados a la persona fallecida. En el caso particular de Lanzarote, pueden ser cerca de un centenar de afectados por año, como poco.