Muere Dominic Murray, el pintor de las cabras

14/02/2018
ETIQUETAS:

El pintor británico Dominic Murray falleció el pasado martes de un infarto cuando se encontraba repostando en la gasolinera de Mozaga. Su repentina muerte ha dejado consternados a sus numerosos amigos, que aún intentan sobreponerse a su marcha a los 58 años.

Murray tuvo siempre una relación especial con Lanzarote, donde fijó su residencia en 2003. En aquella época era un reputado profesional del mundo de la escena londinense, para la que elaboraba máscaras, elementos de posticería y mecanismos para producciones de Disney o la BBC en el West End de Londres, entre ellas las máscaras del musical El Rey León en la capital inglesa.

El artista decidió abandonar aquella ajetreada vida y establecerse en la isla a la que había venido de vacaciones desde su juventud, abriendo en 2012 la galería Cabra Cabra Art Galery en Teguise, donde mostraba sus trabajos, inspirados en la isla, como sus características cabras pop art que protagonizaron exitosas exposiciones en Londres.

Dominic contaba que los visitantes apreciaban en él tres autores distintos, por la variedad de sus piezas artísticas, desde los bodegones a los retratos de personajes de la villa y también sus cuadros inspirados en Famara. «La primera vez que vi esas olas del mar tenía 6 años. Fue en el cine con mi padre viendo una famosa película con Raquel Welch. La actriz se caía en el mar y esas olas que se grabaron en mi cabeza. Años después vi las olas en Famara y pensé: ya he estado aquí, ya las he visto antes. Antes no había internet y no podía saber por qué me resultaban tan familiares, pero ahora sé que fue porque aquella película se rodó en Famara», explicó en una entrevista reciente.

La isla acogió desde el principio con los brazos abiertos al artista, pero fue su personalidad cercana y generosa lo que lo hizo ser uno más entre los isleños. Su amigo Tomás Pérez Esaú lo describe como «un artista integral, pintor hiperrealista sorprendente y meticuloso, un gran apasionado de la música y la danza y un amigo excepcional». La familia del pintor llega hoy a la isla donde Dominic Murray decidió pasar el resto de su vida.