MJC Ambiental lleva su idea a Obama

17/07/2018

El empresario local Juan Carlos Jiménez fue uno de los 300 ‘líderes’ invitados a la cumbre de innovación tecnológica, donde el expresidente estadounidense insistió en el papel de la juventud

El joven empresario Juan Carlos Jiménez, de 29 años, ha representado a la isla, a través de su empresa MJC Ambiental en la cumbre sobre innovación tecnológica y economía circular, celebrada en Madrid el 6 de julio pasado, con la asistencia del expresidente de Estados Unidos, Barak Obama. MJC Ambiental es una de las empresas del vivero creativo del CIC El Almacén, apoyado por la Cámara de Comercio, y se dedica a la organización de eventos que integran el medio ambiente, la cultura y a la sociedad.

La fundación Advance Leadership, con sedes en Estados Unidos, Madrid y Argentina organizó el encuentro, al que acudieron cerca de dos mil empresarios y ofertó 300 inscripciones gratuitas para otros tantos ‘líderes’ empresariales, entre los que se encuentra Juan Carlos. «En la carta de motivación, cité el contexto en el que desarrollamos nuestro trabajo en la isla, una reserva de la biosfera que, por definición, trata de lograr una economía sostenible, de cerrar el círculo», explica Jiménez, que admite llevar dos años realizando talleres, charlas e iniciativas sobre economía circular, «sin haberle puesto nombre».

Obama centró su intervención en la cumbre, en una charla con el que fuera su asesor, el teldense Juan Verde, en el poder de cambio de los jóvenes, «Se me quedó grabada su reflexión acerca de que entre las personas jóvenes ya se encuentra el que halle la cura del cáncer. Ya están aquí quienes ocuparán los próximos altos cargos, los profesionales, los políticos de la próxima generación, y el expresidente Obama cree que hay que darles voz y voto a quienes protagonicen el cambio», indica Jiménez. El empresario, que trabaja codo a codo junto a su socia Marila S. Mederos, insiste en la importancia de tomar conciencia, de «implicarse» con los principios de la economía circular, y pone el ejemplo de la experiencia vivida el pasado año durante la visita del grupo internacional de voluntarios Ruta7, durante la limpieza de los alrededores de la planta ambiental de Zonzamas. «Son personas que llegan con una vitalidad y ganas inspiradoras, que te hacen concebir esperanzas en que otra forma de gestión es posible. Sin embargo, después de dos horas y media sin parar de recoger plásticos por parte de 45 personas, veías en sus caras frustración por que aquellas montañas de plástico siguieran exactamente igual que al comienzo».