Margamod, embajadora de la moda sostenible

13/08/2018

La diseñadora Margamod realiza una labor pegagógica en sus cursos de reciclaje textil y su filosofía cada vez atrae a más personas contrarias al aspecto contaminante de la moda

ETIQUETAS:
- moda

El taller de Los Lirios (Tías) de Margarita Pérez, conocida en el mundo de la moda como Margamod, añade al ajetreo del trabajo los sastres un aire de sostenibilidad. Nada se tira, todo se aprovecha, demostrando que la tradicional cultura del ahorro de los lanzaroteños es aplicable a todos los ámbitos, en este caso la moda. «Inventé la historia de una chaqueta ya vieja y obsoleta, contada por una mochila: ‘tengo una madre y cuatro hermanos’, dice porque del blazer saqué cinco mochilas», cuenta Marga.

Sus cursos y talleres monográficos tienen cada vez más aceptación, quizá porque la propia Marga asegura que se le da bien transmitir su idea de aprovechamiento «algo que viví personalmente durante la crisis». La diseñadora, centrada en esta faceta de «dar vida a las prendas, y evitar la cultura del comprar-tirar, tan asentada en nuestra sociedad», insiste en concienciar a los consumidores de que la moda es la segunda industria más contaminante del planeta. «No solo eso, sino que detrás de los precios irrisorios hay todo un drama de explotación de niños de países pobres», explica.

Por el contrario, reciclando restos textiles «que todos tenemos en casa» se da «vida» a nuevas prendas o elementos del hogar. Marga quiere poner su grano de arena en la concienciación en la moda, «sobre todo en una Reserva de la Biosfera como Lanzarote», donde recientemente se ha puesto en marcha la acción promocional Fashion Weekend, inaugurada por Custo Barcelona. «Yo propondría dotar a este evento de una dimensión ambiental, vender también esa característica de nuestra isla, que no fuese otra pasarela internacional más, sino que se pida a las grandes firmas invitadas que produzcan diseños sostenibles».

Elementos no faltan para tender en Lanzarote a este concepto, incluyendo el tinte natural de cochinilla, retomado en el centro de interpretación y motivo de una línea de vestidos «con un frontal realizado enteramente con patchwork de retales sobrantes de las tintadas».