Entrevista con Arkano

«Manrique es el equilibrio entre arte y naturaleza»

05/12/2019

Rapero, músico y un tipo normal. Guillermo Rodríguez (23/3/1994) para los impuestos, anoche se enfrentó a un acto fuera de lo común por el centenario de Manrique.

ETIQUETAS:

— 25 años y dicen que ya forrado.

— Casi sí (sonríe). De hecho estreno un single esta semana y las primeras frases del tema, Rey del rap, rey del pop, empiezan diciendo (rapeando): «Sueltan espuma por la boca esos catetos, claro que gano pasta, no es ningún secreto, pero mis ingresos no me hacen sentir culpable, ya que en vez de comprarme un Rolex, he jubilado a mis padres». Porque es cierto, lo primero que hice cuanto tuve independencia económica y podía hacerlo fue jubilar a mis padres. No sé cuánto esto va a durar, pero al menos voy a darles libertad financiera a mis padres durante el tiempo que pueda.

— ¿Por qué este reto con Yeray Rodríguez en un recinto abarrotado?

— Porque en cuanto me lo propusieron me pareció una idea maravillosa. Esto es improvisación en estado puro, nos acabamos de conocer (hora y media antes del evento) y no sabemos qué va a ocurrir, con dos estilos tan distintos. Y, por supuesto, que podrá dar para más. Todo lo que sea abrir un camino nuevo, nunca sabes hasta dónde va a llegar.

— ¿Cantarás en otros idiomas?

— Debería aprender a hablarlos primero. Tienes que tener el idioma muy interiorizado para hacerlo.

En la isla por el centenario de Manrique. ¿Qué sabes de él y su legado?

César Manrique es el equilibrio perfecto entre arte y naturaleza. Es un claro ejemplo de cómo transformar la oscuridad en luz. Me han contado cosas de su obra y he visto ejemplos, sus esculturas o El Jardín de Cactus, un antiguo vertedero.

— También la FCM guarda vínculos con Saramago. ¿Te puede inspirar?

— Reconozco que no es un referente. No he consumido lo que hizo.

Pero de algún modo su mensaje perdura. Los tiempos van y no para bien.

— Las redes sociales han cobrado una importancia bestial y ahora estamos expuestos continuamente. Y no sólo los artistas, todas las personas; y cualquier cosa que acabe en las redes sociales puede convertirse en una auténtica tormenta.

— Despides año en una tempestad a causa de tu vídeo de No me sale.

— La idea se nos ocurrió a mí y a mi mejor amigo. Y no me arrepiento, estoy supertranquilo con el mensaje que he querido lanzar. Es mi propuesta artística. Hay gente que le ha gustado y hay gente que no; y no es un mensaje complejo. Hay gente que le ha gustado mucho; gente que lo ha entendido y no le ha gustado; gente que lo ha malinterpretado; y gente que le ha resultado indiferente.

Tele clásica. ¿Ya un aburguesado?

— ¿Qué es aburguesarse? En absoluto, sigo con la actitud de siempre. Y un claro ejemplo es el reto de Lanzarote. Sigo con el mismo mensaje, con la misma energía. Al final, siempre que vas creciendo y llegando a más público se tiende a hacer esa crítica, pero siento que sigo siendo el mismo.

— ¿Te atreverás alguna vez a algo similar a Efectos vocales de Nach?

— No creo. Nach es un maestro. Lo escucho desde que era pequeño y para mí fue un honor cuando pude grabar una canción con él. De hecho lloré cuando grabamos el videoclip. Es un referente, como Kase. O. Y en español me gustan ToteKing y Dheformer Galinier.

— ¿Te arrepientes de algo?

— Absolutamente de nada. Todos los días cuando me despierto hago ejercicios de reprogramación mental. Y siempre me repito que todo el miedo, toda la debilidad, todo el sufrimiento tienen sentido porque me han traído a este instante. Me gusta reírme, ¿cómo no hacerlo? Vivimos rodeados de vida, la creación es una maravilla. Siempre hay razones para estar feliz.