Luz verde al fin para el búnker de radioterapia

08/11/2019

Las obras autorizadas por el Ejecutivo, con casi 2,45 millones de euros de presupuesto, deberán comenzar en el arranque de 2020

El Consejo de Gobierno autorizó en su sesión de este viernes a la Consejería de Sanidad a destinar una partida de justo 2.442.744,06 euros para la contratación de la primera fase de la Unidad de Oncología Radioterápica del Hospital Doctor José Molina Orosa de Lanzarote, cuyas obras está previsto que se inicien en el primer trimestre de 2020, según fuentes oficiales del Ejecutivo canario.

La consejera de Sanidad, Teresa Cruz, ya había anunciado a mediados de octubre, sobre esta iniciativa en una intervención parlamentaria, que el proyecto del búnker de radioterapia en el primer recinto sanitario de Lanzarote «estaba revisado y aprobado y que el siguiente paso sería la autorización del gasto por el Ejecutivo», trámite que se hizo efectivo ayer. Con la medida, «se refleja el compromiso del Gobierno por agilizar la tramitación del expediente», atendiendo a la comunicación hecha tras celebrarse el Consejo de Gobierno.

El anuncio de licitación se publicará en la Plataforma de Contratación del Sector Público, mediante procedimiento abierto de adjudicación y tramitación anticipada, con un plazo de ejecución de doce meses. Para su patrocinio, cabe considerar que se trata de una iniciativa que contará con financiación europea.

El proyecto de la Unidad de Oncología Radioterápica de Lanzarote contempla «la construcción de un búnker dotado de áreas de apoyo técnico y de uso del personal, dos consultas, salas de espera y área administrativa, que ocuparán una superficie útil de 400 metros cuadrados, de un espacio total construido de 538 metros cuadrados». La futura unidad se construirá junto a las dependencias administrativas de la Gerencia de Servicios Sanitarios, «accesible para pacientes ambulatorios y bien conectada con el resto de dependencias».

De hecho, cabe resaltar que para concretar el búnker hará falta la demolición de varios despachos y del actual salón de actos del Hospital Doctor José Molina Orosa, atendiendo al proyecto de Novo-Marrero Arquitectos e Interiores. Este servicio de radioterapia lleva siendo una reclamación prioritaria durante los últimos años de AFOL (Asociación de Familias Oncohematológicas de Lanzarote), entidad que ha promovido varias manifestaciones, todas ellas con una muy nutrida participación.

Una vez que el búnker entre en funcionamiento, es de prever que durante 2021, los pacientes lanzaroteños dejarán de verse obligados a desplazarse a las islas capitalinas, principalmente a Gran Canaria, para recibir los tratamientos de radioterapia.

En materia sanitaria, por otro lado, resta ahora por ver cuándo el Gobierno impulsará la ampliación hospitalaria.