Los Centros Turísticos inician la restauración de las Salinas del Río

25/07/2018

El proyecto está a cargo del arquitecto, experto en la materia, Alberto Luengo y consiste en la recuperación parcial del muro de defensa y las paredes que protegen los cocederos principales

ETIQUETAS:

Los Centros de Arte Cultura y Turismo del Cabildo CACT se preparan para acometer de forma inminente, para inicios de agosto, la restauración de las salinas del Risco de Famara, de Guza o del Río, sin duda las más antiguas de Canarias, con cerca de 500 años de historia y que constituyen una auténtica joya del patrimonio histórico, cultural y etnográfico de la isla.

El proyecto que ha sido encargado al arquitecto tinerfeño, Alberto Luengo -auténtico experto y estudioso de las salinas de todo el mundo y que ya ha realizado proyectos de restauración de otras salinas emblemáticas en las islas, como las del Carmen en Fuerteventura o Fuencaliente en La Palma- cuenta ya con todos los permisos de Costas, Patrimonio Medio Ambiente o el Ayuntamiento de Haría, de forma que la intención es que las obras arranquen a inicios de agosto, una vez que la demarcación de Costas de canarias autorice.

La intención es aprovechar el buen tiempo de la mar en la zona, dado que una vez entre el otoño los trabajos de reconstrucción a causa de las mareas resultan imposibles, de ahí que el tiempo apremie.

El trabajo preparatorio para a obtener la totalidad de los permisos, así como la elaboración del proyecto, incluso la ingente labor realizada para indagar sobre la propiedad de estas salinas ha llevado tiempo.

En un principio se pensaba que había que pedir autorización a los propietarios -los herederos del dueño originario de estas salinas, el antiguo Marqués de Herrera, señor de Lanzarote-, en concreto a doña Marta de Queralt, Condesa de Gerena.

Sin embargo, tras las consultas se llegó a la conclusión de que estas salinas, tras el último deslinde de Costas pertenecen a la zona de dominio público, por lo que no es necesaria autorización de los propietarios que en un principio parecían dispuestos a vender, sino que basta con una resolución de este departamento de Costas dependiente del Ministerio de Medio Ambiente, para poder acometer dichas obras de recuperación.

En principio los trabajos de recuperación constarán de varias fases. La primera que ahora se inicia cuenta con un presupuesto de algo más de 100.000 euros provenientes de los fondos Fdecan. La actuación va a consistir en restaurar unos 200 metros del antiguo muro de defensa de las salinas -de unos 700 metros-. Un muro de escollera o fuerte que servía para proteger a las salinas de las batidas del mar y que se encuentra totalmente derruido. Su reposición es vital para proteger a las salinas de los embates del mar en la zona.

También se va a proceder a reponer los muros de cal que rodean al cocedero madre, en una actuación que supondrá unos 250 o 300 metros de este muro, hecho a base de cal y callados.