Libro de Actas de Teguise de 1893

09/12/2019

La iniciativa se ha enmarcado en el sexto centenario de la antigua capital insular

El Centro de Restauración y Conservación de Documento Gráfico de La Palma ha concluido el trabajo de recuperación de un documento perteneciente al Archivo Histórico de Teguise, el Libro de Actas y Documentos de pago de 1893, una obra intervenida de manera integral para su correcta conservación, gracias al convenio firmado entre el Ayuntamiento de Teguise y el Cabildo palmero. Un acuerdo iniciado con motivo del 600 aniversario de la Fundación de la Real Villa de Teguise, a través del cual se han tratado varios documentos de la historia de Teguise y Canarias.

El alcalde de Teguise, Oswaldo Betancort, se mostró «profundamente emocionado, porque se está consiguiendo el objetivo inicialmente marcado de rehabilitar y exportar todo el patrimonio de Teguise y de la historia de Canarias».

«Fruto de este empeño es la entrega de otro documento del Archivo Histórico de Teguise, al que le han dado 150 años más de vida, gracias al exquisito trabajo del Centro de Restauración de La Palma», manifestó asimismo el regidor.

«Teguise cuenta con un rico patrimonio documental, pero esta riqueza histórica conlleva en sí misma una obligación, la de preservar y restaurar nuestro legado y ponerlo a disposición de los ciudadanos», añadió Betancort, reiterando su felicitación al equipo «del mejor Centro de Conservación de toda Canarias por su gran trabajo».

Por su parte, la consejera de Cultura y Patrimonio Histórico del Cabildo de La Palma, Jovita Monterrey, expresó su compromiso de «continuar colaborando con la restauración de otros documentos, puesto que el patrimonio histórico de Teguise es también patrimonio de Canarias”, destacando de manera especial “la cercanía y los lazos que unen al pueblo de Teguise con La Palma».

En el convenio suscrito entre ambas instituciones, figuran las condiciones en las que se realiza el tratamiento documental de archivos deteriorados por el paso del tiempo y la humedad, y en el que se han utilizado materiales y técnicas homologadas, con los criterios de reversibilidad y mínima actuación dentro lo posible y según su grado de deterioro, así como las recomendaciones para su óptima conservación, como no exponer el documento a ningún foco de iluminación directa; que el tiempo de exposición consecutivo no supere los 6 meses, y que el proceso de almacenaje siga los preceptos establecidos para su conservación.