La terminal interinsular ganará espacio en la zona de embarque

07/11/2019

Las obras programadas, con 220.000 euros de presupuesto, contemplan acortan el espacio de facturación y habilitar junto a las puertas de acceso a los aviones un servicio de restauración

La estructura actual de la terminal interinsular del aeropuerto César Manrique Lanzarote será objeto de cambios relativamente notables en 2020, atendiendo a los planes de la dirección del aeródromo. Se prevé, de manera prioritaria, ganar superficie en la zona de embarque, a costa de recordar el área dedicada actualmente a la facturación.

Las obras programadas, que de inicio cuentan con una dotación presupuestaria de 220.000 euros, más impuestos, se quiere que puedan estar listas en la segunda mitad del año próximo, a priori sin que se vea afectado el espacio que contiene el mural de César Manrique que se usa como sala de exposiciones temporales.

Según fuentes oficiales consultadas por este rotativo, se pretende «la redistribución de los espacios en el interior del terminal T2, de modo que se pasa parte del hall de facturación a zona de embarque, dotándola de una mayor superficie, mejor iluminación natural y servicio de restauración». En este último apartado, se estrenará esta oferta en particular, que será complementaria a la que opera desde hace años en la zona de facturación, junto al espacio donde se hacen los controles a los viajeros que acceden hasta el embarque.

No consta que se vaya a incrementar la actual estructura de puertas de embarque. De este modo, el acceso a los aviones que hacen las rutas con el resto de aeropuertos de Canarias se seguirá haciendo a pie, sin techado en el exterior y con paseo por la plataforma donde se estacionan habitualmente las aeronaves.

La iniciativa se encuentra ya en fase de licitación pública, con tope el 4 de diciembre para la presentación de ofertas por parte de las constructoras interesadas en asumir el proyecto. La adjudicación se espera que pueda estar concretada durante la primera mitad del año venidero.

Cambios estéticos en T1

Al margen, también se cuenta con financiación ya cerrada, 350.000 euros más impuestos, para obras en la terminal principal de Guacimeta donde operan los vuelos internacionales y las conexiones con los aeropuertos peninsulares. En este caso, principalmente se pretende «la adecuación de la zona de conexión» entre la terminal T1 y el aparcamiento de las guaguas de los operadores turísticos, «dotándola de nuevo pavimento y mejoras estéticas que mejoren la percepción del pasajero en el tránsito de una zona a otra», atendiendo a las mismas fuentes oficiales consultadas.

Para esta propuesta en particular se han establecido parámetros de actuación prácticamente calcados con respecto a los marcados para las obras a ejecutar en la T2. Las faenas se quiere que puedan estar completadas durante la segunda mitad de 2020, siempre y cuando se cuente con ofertas adecuadas que permitan adjudicar en el arranque del año. Para ejecutar los trabajos proyectados se ha establecido un periodo máximo de seis meses.