La nueva sede del Consejo de la Biosfera lleva tres años parada

15/01/2018

El edificio de la sede de la Reserva de la Biosfera lleva bloqueado casi cuatro años, por 20 metros cuadrados de la parcela, protegidos en el Catálogo de Patrimonio y no pueden derribarse. Mientras, el proyecto, de un concurso internacional, está parado sine die.

La construcción del nuevo edificio para albergar la sede de la Reserva de la Biosfera de Lanzarote amenaza con eternizarse o morir definitivamente, como tantos otros proyectos anunciados a bombo y platillo y que por unas razones u otras acaban en una gaveta. En este caso concreto, el proyecto se encuentra parado desde hace casi cuatro años y todo apunta a que la solución pueda prolongarse sin fecha, si nadie se compromete a encontrar una pronta salida razonable.

Pese a que existe presupuesto para la obra (sobre los 2 millones de euros) y también hay proyecto redactado, que costó 50.000 euros. El Cabildo resolvió en abril de 2015 el concurso internacional de ideas, aspecto que no ha servido para que avance la licencia de construcción, que lleva bloqueada casi tres años. El motivo de tal atraso es cuando menos rocambolesco, y se debe a que los responsables de la Oficina Técnica Municipal de Arrecife descubrieron, bastante tiempo después de dar los permisos de demolición de la vieja comisaría de Policía (en cuya parcela se pretende emplazar la nueva sede de la Reserva de la Biosfera y de construcción) que en la misma parcela, existe una edificación de apenas 20 metros cuadrados, anexa a la propia Oficina Técnica Municipal de Arrecife, que se encuentra protegida por Patrimonio, dentro del Catálogo de Bienes. Por tanto, no puede demolerse.

El asunto es que en la Oficina Técnica Municipal, sus responsables no se habían dado cuenta de este detalle en el momento de conceder al Cabildo la licencia de obra mayor para el inicio de la construcción del edificio, el 1 de agosto de 2013. De hecho dicha licencia de obra mayor incluía los 20 metros cuadrados protegidos.

El resultado es que esos 20 metros cuadrados asignados a una ficha del catálogo de inmuebles protegidos, no se puede enajenar, pues tienen el grado de protección íntegra, por lo que el proyecto no se puede acometer al ser la licencia inviable.

Desde entonces, la iniciativa está parado, a la espera o bien de que se apruebe el nuevo Plan General de Arrecife, o bien de que se modifique el Catálogo.

La construcción del nuevo edificio para albergar la sede de la Reserva de la Biosfera de Lanzarote amenaza con eternizarse o morir definitivamente, como tantos otros proyectos anunciados a bombo y platillo y que por unas razones u otras acaban en una gaveta. En este caso concreto, el proyecto se encuentra parado desde hace casi cuatro años y todo apunta a que la solución pueda prolongarse sin fecha, si nadie se compromete a encontrar una pronta salida razonable.

Pese a que existe presupuesto para la obra (sobre los 2 millones de euros) y también hay proyecto redactado, que costó 50.000 euros. El Cabildo resolvió en abril de 2015 el concurso internacional de ideas, aspecto que no ha servido para que avance la licencia de construcción, que lleva bloqueada casi tres años. El motivo de tal atraso es cuando menos rocambolesco, y se debe a que los responsables de la Oficina Técnica Municipal de Arrecife descubrieron, bastante tiempo después de dar los permisos de demolición de la vieja comisaría de Policía (en cuya parcela se pretende emplazar la nueva sede de la Reserva de la Biosfera y de construcción) que en la misma parcela, existe una edificación de apenas 20 metros cuadrados, anexa a la propia Oficina Técnica Municipal de Arrecife, que se encuentra protegida por Patrimonio, dentro del Catálogo de Bienes. Por tanto, no puede demolerse.

El asunto es que en la Oficina Técnica Municipal, sus responsables no se habían dado cuenta de este detalle en el momento de conceder al Cabildo la licencia de obra mayor para el inicio de la construcción del edificio, el 1 de agosto de 2013. De hecho dicha licencia de obra mayor incluía los 20 metros cuadrados protegidos.

El resultado es que esos 20 metros cuadrados asignados a una ficha del catálogo de inmuebles protegidos, no se puede enajenar, pues tienen el grado de protección íntegra, por lo que el proyecto no se puede acometer al ser la licencia inviable.

Desde entonces, la iniciativa está parado, a la espera o bien de que se apruebe el nuevo Plan General de Arrecife, o bien de que se modifique el Catálogo.

Cabe añadir que el Cabildo baraja la posibilidad de negociar con el Estado la cesión, compra o arrendamiento del antiguo edificio sede de Correos, en la avenida marítima, una vez que está a día de hoy sin uso. Los responsables de la Oficina de la Reserva de la Biosfera ya han dado el visto bueno a la operación. Al menos, se dispondría de una sede adecuada, sin tener que esperar «eternamente» a que se apruebe el Plan General.