La nueva entrada viaria a Playa Honda deberá estar lista en 2020

06/10/2019

La acceso programado, bajo la autovía, contempla un espacio para peatones y ciclistas. Las paradas de guagua se llevarán a la LZ-2

El nuevo acceso de vehículos a Playa Honda se tiene el firme propósito por parte del Cabildo de que pueda estar en servicio antes de que acabe 2020, según avance hecho por el titular de Obras Públicas, Jacobo Medina. La previsión se basa en que hay proyecto definido, así como preacuerdo con el Gobierno de Canarias para hacer real una inversión por valor aproximado de 1,2 millones de euros, necesaria para aliviar el abundante tráfico rodado por la zona, así como para mejorar notablemente los niveles de seguridad vial, atendiendo a lo dicho por el consejero.

El nuevo acceso a la principal localidad costera de San Bartolomé, que discurrirá bajo la autovía, se contempla que esté a unos 20 metros antes de la llegada a la actual rotonda que permite acceder a la zona industrial, enganchar de nuevo con la LZ-2 y, sobre todo, acceder a Playa Honda cuando se viene en sentido de Arrecife a Tías. Estos fundamentos se contienen en el proyecto hecho por especialistas de la primera Corporación, «que previsiblemente entregaremos al Gobierno de Canarias la próxima semana». Con este paso cumplido, el Ejecutivo canario podrá contemplar incluir la partida necesaria en los presupuestos de 2020.

La nueva entrada directa a Playa Honda permitirá que al menos 9.000 vehículos cada día no se vean obligados a llegar hasta la rotonda. Con ello, será más accesible transitar hacia la zona comercial, así como hacia La Concha. En este apartado se tiene decidido que el trazado que discurre en paralelo a la autovía tenga sus dos carriles en único sentido, según las explicaciones del consejero a este periódico.

El proyecto incluye una parte diferenciada, también bajo la LZ-2, para el movimiento en exclusiva de viandantes y ciclistas. De este modo, se dará una alternativa contundente a aquellos peatones que suelen cruzar la autovía a las bravas, con lo que de bueno tendrá el hecho en materia de seguridad vial. Y sin necesidad de hacer un paso elevado, como alguna vez se ha llegado a plantear por varias formaciones políticas.

Con el espacio único para los peatones, además, el proyecto incluye paradas de guaguas recogidas, en ambos márgenes de la autovía, circunstancia que permitirá anular las ahora existentes.

El cajón principal de la estructura se armará en un lateral de la zona, con intención de que la actuación finalista de instalación en el lugar definitivo sea cosa de pocos días.