La Destila, un colegio a medias

09/10/2019

Padres y madres de este centro de Arrecife demandan a la Consejería que se abra el comedor, dotar de sombra al patio, que funcione el sistema contra incendios y que se cambie la luz de obra

Buena parte de la comunidad educativa del colegio de La Destila en Arrecife está agotando su paciencia, porque las promesas de la Consejería de Educación de concluir las obras del nuevo centro en un tiempo prudencial desde que se inició el curso escolar no acaban de cuajar.

Entre las quejas de padres y madres llama la atención el hecho de que el comedor está sin rematar, al igual que las cocinas que, señalan, «carecen hasta de techo y no están dotadas de la instalación necesaria para su funcionamiento, con los cables colgando, lo que impide a los alumnos de infantil y primaria poder comer en el centro, y al mismo tiempo imposibilita que pueda entrar en funcionamiento el sistema de recogida tardía tan necesario para muchas familias». En este caso, segús se quejó ayer una madre que «los responsables de la Consejería se comprometieron a tener el comedor operativo antes del 30 de septiembre, pero el tiempo ha ido pasando y no han cumplido».

Al mismo tiempo, el AMPA se lamenta de que el centro está con la luz de obra, lo que impide que funcione el ascensor, pero en especial las quejas se centran en el hecho de que el patio carece de sombras y los estudiantes de infantil se encuentran a pleno sol.

En el caso del sistema contra incendios, los progenitores también se quejan de que los aspersores de agua de los techos están tapados, lo que les hace pensar que en caso necesario no estarán operativos. También se quejan de que «hay materiales de obras desperdigados por el centro y cables eléctricos gruesos colgando, o tirados por el suelo, con el peligro que ello puede suponer para alumnos y profesores». Además, también lamentan que el centro carece de teléfono y de Internet.

Por ello señalan que tienen «la impresión de que los anteriores responsables de la Consejería se dieron mucha prisa para inaugurar un colegio que estaba sin terminar», y añaden que este hecho perjudica al profesorado y al equipo directivo del centro, y recuerdan que todas estas deficiencias hace meses que se trasladaron a la consejería de Educación sin que se hayan subsanado.

Por su parte, fuentes de la Consejería aclararon ayer a este periódico que se está «trabajando en subsanar todos estos inconvenientes». En el caso de la luz de obra, explican que se llevan tiempo tramitando ante la compañía eléctrica los correspondientes boletines para dotar el centro de luz. Al mismo tiempo, en cuanto a la ausencia de sombras en el patio, las mismas fuentes precisaron que el colegio es uno de los que más zonas de sombras tienen y que de hecho cumple con la normativa.

En cuanto al resto de deficiencias denunciadas, las mismas fuentes oficiales señalaron que «desde la Consejería se lleva tiempo trabajando para corregir todas las anomalías».

Mientras, la concejala de Educación del Ayuntamiento de Arrecife, Rosario González, explicó a este diario que el Consistorio ha trasladado en numerosas ocasiones a los responsables de Educación del Gobierno de Canarias que doten al colegio de lo necesario para recepcionar la obra. De hecho, González explicó que la semana pasada se trasladaron estas quejas, al igual que otras relativas a otros centros de la capital en espera de una respuesta satisfactoria.

Precisó la concejala que «son muchas las actuaciones que se tienen que acometer en los centros de la capital, que han estado muy abandonados en los últimos años, y en algunos casos resulta ya urgente construir nuevos centros como el de Titerroy y nuevas aulas en el de Los Geranios».