José Montelongo: «Sin Plan General, Arrecife irá a la quiebra»

14/02/2018

exalcalde de Arrecifebloquee el plan general,

ETIQUETAS:

— ¿Cómo ve la situación creada con el Plan General de Arrecife?

— Por lo que he visto, hay poca voluntad de seguir adelante con su aprobación, cuando no hay ningún motivo para pararlo. Creo que se han alterado los tiempos. Se podía haber creado una mesa del territorio, como ahora quieren hacer, pero debería haberse creado antes y no después, cuando ya está el Plan, redactado y terminado; y cuando el propio grupo de gobierno ha sido partícipe de ese Plan. Está claro que se han trastocado los tiempos.

— ¿Cree que el objetivo es bloquearlo, que no se apruebe como ha pasado con otros planes anteriores?

— Para mí no tiene sentido lo que se quiere hacer, cuando se han celebrado más de 40 reuniones con los técnicos, para ajustar el documento y consensuarlo, y lo que ahora toca es que se apruebe inicialmente y se deje 60 días a exposición pública, para que todo el mundo pueda alegar. Lo contrario es bloquearlo, no tiene sentido pararlo más, y si no se aprueba el Plan, a corto plazo, lo que vamos a ver realmente es como se pone en juego la viabilidad económica del Ayuntamiento.

— ¿Considera que la situación del suelo ocupado a propietarios privados es tan grave como se dice?

— Sin duda. Hace falta aprobar un Plan General que dé solución a este asunto, porque algunas sentencias judiciales pueden llevar al Ayuntamiento a la bancarrota. Lo vamos a ver con el suelo de Ginory y los cerca de 30 millones que hay que pagar, y que van a suponer un gravísimo problema económico; y lo mismo puede pasar si no se resuelve el problema de otras piezas de suelo.

— Parece que usted cree que si no se aprueba el Plan, el Ayuntamiento acabará en la bancarrota.

— Yo así lo veo. En Arrecife sólo hay dos salidas: o se pagan las indemnizaciones millonarias, y no hay dinero para ello; o se llega a acuerdos con los dueños. No hay otra vía, y el nuevo Plan General da soluciones a esas piezas de suelo. Gustará o no, pero lo que está en juego es la viabilidad económica del Ayuntamiento.

— ¿Cómo ve la situación del Ayuntamiento de Arrecife desde que usted dejó la alcaldía, hace casi dos años?

— He vivido toda mi vida en esta ciudad y no está en una situación buena. Es cierto que nunca lo ha estado, pero ahora está en uno de sus peores momentos. Ocho concejales no están capacitados para asumir los problemas de una ciudad tan grande, y lo más sangrante está en los Servicios Sociales, las ayudas no se pagan, y muchos servicios están bloqueados,; por no hablar de los problemas del día a día y de servicios básicos como alumbrado, aceras y calles, o un asunto que ya es de salud pública, como el de las ratas.

— ¿Pero se une también un problema de falta de personal?

— Ha habido tiempo de sobra para haber buscado soluciones.

— ¿Cómo ha visto la ruptura del pacto de su partido (PSOE) con CC?

— Era la crónica de una muerte anunciada. Desde el minuto uno no había voluntad de entrar en el pacto. Luego se entró a regañadientes, y al final paso lo que pasó.

— Es usted muy crítico con el cierre de la avenida. ¿Por qué?

— Creo que es un error cerrar la arteria principal de la ciudad, sin dar alternativas, ni soluciones. Nos comprometimos en pleno, por acuerdo unánime, a hacer un consulta popular; y ha pasado casi un año y sigue sin preguntarse al ciudadano. Si se fija, éste ha sido sin duda el tema estrella de crítica del carnaval. Creo que es una cabezonería.

— Y su situación judicial, vinculada al caso Montecarlo, ¿cómo anda?

— Esperando todavía. Recurrí a la Audiencia Provincial el cierre de la instrucción (primavera, 2016), y aún sigo esperando. Y en cuanto a mí, creo que el partido ha incurrido en agravio comparativo al suspenderme de militancia, cuando hay compañeros en peores circunstancias judiciales que siguen mandando.