Fígaro se casa por todo lo alto

14/12/2018

El aula de canto y coro del CIEM apuesta por la ópera bufa de Mozart en una producción en la que participan 11 solistas, algunos parte del nutrido coro, y una orquesta de 30 profesores

ETIQUETAS:

Si por algo se caracteriza la profesora de canto y coro de la escuela insular de enseñanzas musicales (CIEM), Alicia García, (Alicia Gola di Ferro) es por su capacidad para afrontar retos, ya sea en el ámbito del musical moderno (dirigió los primeros montados en la isla por la asociación El Triángulo) o clásico. Así, con el coro del CIEM, creado hace tres años, la propia coral polifónica San Ginés y otros grupos Alicia ha dirigido piezas como el Requiem Opus 4 de Fauré, Carmina Burana (Carl Orff), Misa de la Coronación de Mozart y otras obras de enorme complicación.

El próximo martes, 18, el coro interpretará la Misa de medianoche de Marc Antoine Charpentier en la iglesia de San Ginés a las 21.00 horas, con entrada libre hasta llenar aforo, con el coro y corito de niños del CIEM y el maestro Javier Díaz al órgano. Sin embargo, es Las bodas de Fígaro, de Mozart, el actual desafío de la formación, que pondrá en escena esta obra, cenit de la ópera bufa inaugurada por los autores italianos y que el genio austriaco estrenó en 1786, basada en la comedia de Beaumarchais.

La producción, que pretende estrenarse en verano, incluirá una orquesta de 30 músicos, el coro de medio centenar de componentes y la colaboración de los cantantes profesionales y antiguos alumnos de Alicia, Ainhoa Martín y Borja Molina. El libreto coral permite el lucimiento de hasta once solistas, que dan vida a los personajes de la obra. El año pasado ya se representó una versión concierto en el teatro de San Bartolomé, «el único de la isla con condiciones sonoras adecuadas para una ópera que no necesita amplificación», indica la directora. El problema será ubicar a la orquesta.

El vestuario, diseñado y elaborado por Ana María Reyes, está hecho a medida, con telas nobles y muchas horas de trabajo, pero sobre todo «con entrega e ilusión, para que mis compañeros luzcan en escena», dice. Las bodas de Fígaro, en versión completa (más de tres horas con descanso) será una oportunidad para introducirse en el mundo de la ópera sin tener que acudir a un gran teatro internacional.