El Parlamento da su respaldo a

la Guardia Civil

en La Graciosa

11/12/2019

La petición de Jesús Machín Tavío obtiene respaldo unánime

El Parlamento de Canarias aprobó este miércoles, de manera unánime, una propuesta de Coalición Canaria (CC), defendida por Jesús Machín Tavío, por la que se va a solicitar al Gobierno central un destacamento permanente de la Guardia Civil en La Graciosa, con teórica base central en Caleta de Sebo.

La situación en la Octava Isla en materia de seguridad requiere de más presencia de agentes, se dio a entender en la sesión parlamentaria, dado que «la Policía Local del Ayuntamiento de Teguise se encuentra totalmente desbordada por no poder asumirla», según especificó Machín Tavío. Con esta dotación, en caso de que la demanda acabe con los resultados apetecidos, «damos respuesta a los habitantes preocupados por esta situación, a los que se suman los más de 20.000 mil visitantes que llegan cada año a la isla».

En este sentido, tal y como explicó el portavoz nacionalista defensor de la iniciativa, «los dueños de los negocios, conscientes de la situación, han alzado la voz, a través de la Cámara de Comercio de Lanzarote para que se pongan los medios necesarios». Además, se indicó por Machín Tavío que la presencia de la Benemérita aliviará la actividad de los agentes locales y del personal municipal.

No se valoró en la sesión parlamentaria celebrada ayer que a corto plazo también pueda ser factible la presencia en Caleta de Sebo de agentes de la Policía Canaria, en este caso con sueldos a cargo del Gobierno de Canarias. En el particular de la Guardia Civil, las nóminas salen de las arcas estatales.

Por último, por CC se aprovechó este punto para reclamar partidas diferenciadas en general para La Graciosa, en base a la consideración que tiene la isla en el Estatuto de Canarias, tras la reforma completada el pasado año . En relación con esta apartado aseguró Machín Tavío que «hemos presentado enmiendas corrigiendo tal agravio», valoró, añadiendo que «el reconocimiento como isla no era un capricho que figurara en un papel, era un verdadero compromiso con el bienestar de los gracioseros».