Lanzarote

El juzgado demora el desahucio de los okupas de la casa de AFA

19/09/2018

Manuel Ruiz lamenta el retraso judicial, sin que haya fecha para actuar. Hay que desalojar a unas 35 personas del inmueble que albergará el futuro centro de día para atender a 30 familias.

ETIQUETAS:

El presidente de la Asociación de Familiares de Alzhéimer (AFA), Manuel Ruiz, ha denunciado el retraso, sin una fecha en el horizonte, por parte del juzgado que tramita la demanda de desahucio traslada hace semanas por los abogados de la entidad. La casa se adquirió hace ya dos años, en Tahíche, para albergar una nueva residencia para ayudar a unas 30 familias con parientes aquejados de esta enfermedad. Según explicó ayer Manuel Ruiz, la resolución de la demanda de desahucio, que se interpuso pasado 5 de julio, «se va a prolongar más de lo esperado, a pesar de haber cambiado la ley hace apenas unos meses para acelerar este tipo de procedimientos y hacerlos de forma exprés», de manera que las personas que ocupen viviendas en casos de especialmente necesidad puedan ser desalojados en plazos de hasta menos de 20 días.

Ruiz explicó que la respuesta que le traslada su abogada es que el juzgado se encuentra saturado con otras demandas de desahucio y no puede dar una respuesta inmediata al caso de AFA.

Como se sabe, al menos unas 35 personas que hasta hace poco vivían ocupando ilegalmente los apartamentos Senator en Costa Teguise se trasladaron al inmueble adquirido por la asociación en el año 2015 en Tahíche. El edificio iba a servir para construir una futura residencia de día para respiro familiar de familias con enfermos de Alzhéimer, pero el pasado julio, el propio presidente de la asociación denunció ante la Guardia Civil que el inmueble estaba siendo ocupado por estas personas. En total se encuentran en la vivienda de unos 2.000 metros cuadrados de parcela, entre cinco y seis familias, sumando un total de entre 30 y 35 personas, con cerca de una decena de menores.

Según el responsable de AFA, los ocupantes son personas conocedoras del problema que están generando a la asociación, cuyo único objetivo es facilitar un servicio a enfermos de este tipo, «pero aun así», lamentó Ruiz, «ya nos dijeron desde el primer momento que no se iban a marchar». El presidente de AFA, tras denunciar el caso ante la Guardia Civil, ha podido saber que «algunos de los ocupantes son personas que tienen recursos, que trabajan y que se benefician de una propiedad privada causando un perjuicio a una entidad de carácter social», señaló.