El juicio por el accidente fatal de la grúa tendrá lugar en diciembre

29/04/2018

La vista judicial por el accidente fatal de noviembre de 2009 en Arrecife, en el que perdieron la vida Víctor Manuel Angulo Niño y Felipe Pérez Carral ha sido fijada por el Juzgado de lo Penal 1 de Arrecife para el 12 y 13 de diciembre. Los diversos acusados se exponen a condenas de cárcel.

Las fechas marcadas por la magistrada Beatriz Iglesias, en base a las conclusiones tomadas durante una dilatada instrucción, ya están siendo comunicadas a las partes afectadas. Ya se están comunicando las mismas a investigados, acusaciones y testigos; con opciones de que algunos de ellos puedan reclamar un aplazamiento, con lo que la vista sería trasladada hasta 2019.

En el banquillo en el Palacio de Justicia de Arrecife se deberán sentar a priori dos empresarios, un técnico y un responsable de seguridad de la obra donde se produjo el fatídico percance el 2 de noviembre de 2009, atendiendo a las acusaciones del Ministerio Fiscal y de las acusaciones particulares. Los diversos señalados (G.C.R, O.H.S., J.A.L.I. y M.A.F.V.Q.) están acusados de dos presuntos delitos de homicidio por imprudencia, así como de un supuesto delito contra los derechos de los trabajadores.

La máquina siniestrada, en un día ventoso, antes de precipitarse y catapultar a sus dos ocupantes estaba dispuesta sobre la acera de la autovía LZ-2, con sus ejes principales en paralelo. Según se ha visto en la instrucción, fue colocada en «una superficie irregular», con un desnivel del 3,3%, «que coincidía con la rampa que da acceso al garaje del edificio». En los informes de las acusaciones se asegura que «los trabajadores no portaban casco, arnés anticaída y botas».

En la vista se deberán depurar responsabilidades de las constructoras Masar y Rosateguise, atendiendo a la instrucción. Sus representantes no siempre han sido fáciles de localizar, aspecto que ha ido dilatando la investigación judicial. Para ellos reclama la acusación particular, entre otros conceptos, condena de cuatro años de prisión. Se alega que no facilitaron material para preservar la seguridad del personal.

En el percance perdieron la vida Felipe Pérez Carral y Víctor Manuel Angulo Niño. El primero, de origen gallego con familia asentada en Arrecife, ejercía como capataz de la obra; mientras que el segundo, de origen peruano y también con la unidad familiar asentada en la capital insular, estaba cumpliendo sus primeras horas de trabajo en la construcción. Existen dudas sobre la legalidad del contrato de esta segunda víctima.