El hotel más grande de la isla, en Playa Blanca, estará en 2023

10/09/2019

La empresa Yudaya cuenta con licencia, tras pagar 1,6 millones de euros, para un complejo de cuatro estrellas, 720 habitaciones y centro comercial en el Plan Parcial Castillo del Águila en Yaiza

c. de inza / arrecife

La mercantil Yudaya, propiedad de los hermanos Domínguez, ha iniciado el proyecto para la construcción del complejo hotelero más grande de la isla, ubicado en Playa Blanca, en una parcela de 100.000 metros cuadrados, que contará también con zona comercial en el Plan Parcial Castillo del Águila (Yaiza).

Los trabajos de movimientos de tierra, que han arrancado en este verano, están siendo llevados a cabo por la firma International Hospitality Projets (IHP), adjudicataria del proyecto, según consta en el cartel de obras ubicado en la parcela, y dichos allanamientos del terreno los realiza la empresa lanzaroteña hermanos Tavío Santana.

Será explotado por la cadena internacional de complejos de este tipo Barceló Hotels and Resorts y tendrá el nombre de Barceló Costa Papagayo. Irá ubicado en la parcela AB1 de este plan parcial, tendrá 720 habitaciones, con una zona premiun de 130 habitaciones y 10.000 metros cuadrados de piscinas y lagos, un centro de convenciones, un teatro, un spa, discoteca y un centro comercial a lo largo de los 100.000 metros cuadrados de parcela, entre otros aspectos.

1,6 millones de licencia. El complejo turístico cuenta con licencia concedida por el Ayuntamiento de Yaiza el pasado mes de febrero, con un plazo de ejecución de 36 meses, y un cuatrimestre más para movimientos de tierras. Por esta licencia la empresa propietaria ha pagado 1,6 millones de euros, según fuentes municipales consultadas.

Los dueños del suelo ya adquirieron una licencia municipal en el año 2000 para un proyecto similar que fue modificado a raíz de un convenio que supuso la retirada por parte del Cabildo del pleito judicial interpuesto por la propia corporación contra una veintena de hoteles, alegando que incumplían la llamada moratoria turística aprobada en la revisión del Plan Insular aprobada ese año, que después fue declarada nula por parte del Tribunal Supremo (TS).

Dicho convenio, firmado en 2006, suponía que el Cabildo retiraba la demanda judicial contra este hotel, a cambio de reducir el número de camas inicialmente previstas, unas 940. También, los propietarios se comprometían a retrasar la construcción del hotel diez años, y a cambio ganaban superficie para uso comercial, que es la que ahora permitirá construir el citado complejo de uso no solo turístico No obstante, el convenio se renovó y tras contar con el visto bueno del propio Cabildo, se incorporó en el año 2014 al Plan General Supletorio de Yaiza, que fue aprobado en noviembre de ese año y está actualmente en vigor.

El proyecto se presenta como uno de los complejos más grandes que se hayan construido en la isla. En la misma zona, los promotores y varias empresas más tramitan obtener una concesión a través de Costas, para concretar una playa artificial.

La mercantil Yudaya, propiedad de los hermanos Domínguez, ha iniciado el proyecto para la construcción del complejo hotelero más grande de la isla, ubicado en Playa Blanca, en una parcela de 100.000 metros cuadrados, que contará también con zona comercial en el Plan Parcial Castillo del Águila (Yaiza).

Los trabajos de movimientos de tierra, que han arrancado en este verano, están siendo llevados a cabo por la firma International Hospitality Projets (IHP), adjudicataria del proyecto, según consta en el cartel de obras ubicado en la parcela, y dichos allanamientos del terreno los realiza la empresa lanzaroteña hermanos Tavío Santana.

Será explotado por la cadena internacional de complejos de este tipo Barceló Hotels and Resorts y tendrá el nombre de Barceló Costa Papagayo. Irá ubicado en la parcela AB1 de este plan parcial, tendrá 720 habitaciones, con una zona premiun de 130 habitaciones y 10.000 metros cuadrados de piscinas y lagos, un centro de convenciones, un teatro, un spa, discoteca y un centro comercial a lo largo de los 100.000 metros cuadrados de parcela, entre otros aspectos.

El complejo turístico cuenta con licencia concedida por el Ayuntamiento de Yaiza el pasado mes de febrero, con un plazo de ejecución de 36 meses, y un cuatrimestre más para movimientos de tierras. Por esta licencia la empresa propietaria ha pagado 1,6 millones de euros, según fuentes municipales consultadas.

Los dueños del suelo ya adquirieron una licencia municipal en el año 2000 para un proyecto similar que fue modificado a raíz de un convenio que supuso la retirada por parte del Cabildo del pleito judicial interpuesto por la propia corporación contra una veintena de hoteles, alegando que incumplían la llamada moratoria turística aprobada en la revisión del Plan Insular aprobada ese año, que después fue declarada nula por parte del Tribunal Supremo (TS).

Dicho convenio, firmado en 2006, suponía que el Cabildo retiraba la demanda judicial contra este hotel, a cambio de reducir el número de camas inicialmente previstas, unas 940. También, los propietarios se comprometían a retrasar la construcción del hotel diez años, y a cambio ganaban superficie para uso comercial, que es la que ahora permitirá construir el citado complejo de uso no solo turístico No obstante, el convenio se renovó y tras contar con el visto bueno del propio Cabildo, se incorporó en el año 2014 al Plan General Supletorio de Yaiza, que fue aprobado en noviembre de ese año y está actualmente en vigor.

El proyecto se presenta como uno de los complejos más grandes que se hayan construido en la isla. En la misma zona, los promotores y varias empresas más tramitan obtener una concesión a través de Costas, para concretar una playa artificial.