El Gobierno asume que deberá dar prioridad a las carreteras

03/09/2019

Franquis asume que existe «una deuda histórica» en materia viaria y anuncia medidas. Nuevos accesos a Playa Honda y al Hospital Doctor José Molina Orosa contarán con trato preferente

Durante todo este siglo e incluso desde finales del pasado, Lanzarote no ha tenido buen trato por parte del Gobierno de Canarias en materia de inversiones en infraestructuras viarias, según reconoció ayer en el Cabildo el consejero canario de Obras Públicas, Transporte y Vivienda, Sebastián Franquis, en su primera visita a la isla a nivel oficial. Lo dijo junto a la presidenta insular, María Dolores Corujo; y al vicepresidente primero, Jacobo Medina; dando el compromiso de intentar revertir la situación, con medidas y decisiones que hagan frente a «una deuda histórica», apuntó el consejero.

En el contexto de toma de medidas cabe incluir la reunión mantenida a primera hora, orientada a abordar problemas crónicos de movilidad en la isla y las posibilidades para abordarlos. Especialmente urgente, atendiendo a este encuentro, se considera la ejecución de nuevos accesos a Playa Honda. Además, los accesos al Hospital Doctor José Molina Orosa también contarán con trato prioritario. Para estas dos actuaciones en particular se está ya trabajando de cara a una próxima licitación pública de los proyectos a realizar.

Las palabras de Franquis fueron del agrado de la presidenta, señalando Corujo que «este Cabildo no puede sino estar satisfecho por el reconocimiento de una deuda histórica», pues el reconocimiento del bajo nivel de inversión en Lanzarote y el compromiso del Gobierno es «un gran paso» a la hora de «solucionar problemas de movilidad y de conectividad de la isla, puesto que hay presupuesto, hay cobertura legal y sensibilidad política para con Lanzarote», indicó.

En réplica, Franquis agradeció al Cabildo el «compartir visión con respecto al futuro» para coordinar, planificar y pactar todo lo relativo al Convenio de Carreteras firmado con el Gobierno de España. Además, confirmó que una comisión de seguimiento supervisará estos proyectos entre el Cabildo y el Gobierno de Canarias. «Queremos que lo que se acuerde en esa comisión sea un compromiso para ambas instituciones, pasar del compromiso verbal al compromiso jurídico», dijo el titular canario de Obras Públicas, Transportes y Vivienda. Y añadió su deseo de que todas estas obras se liciten lo antes posible.

Por su parte, Jacobo Medina agradeció la implicación del consejero al tiempo de que Lanzarote tenga trato prioritario desde el Ejecutivo, «un compromiso que se adquirió en su momento y que se quedó por hacer». El vicepresidente igualmente agradeció la «sensibilidad» mostrada por el Gobierno de Canarias y declaró su intención de que la comisión de seguimiento sirva para sacar adelante proyectos «para los próximos diez años». Para Medina, existen mimbres para permitir un cambio con respecto al «maltrato sistemático que Lanzarote ha venido sufriendo en los últimos años» por parte del Ejecutivo canario.

En días se celebrará la primera de reunión técnica de la comisión de seguimiento de las actuaciones a desarrollar, con dotación de casi 42 millones de euros. En cartera, mejoras en LZ-1 (Arrecife-Órzola) yen accesos a Playa Honda, muros en LZ-3 (circunvalación de Arrecife), duplicar LZ-40 (circunvalación Tías), mejora del enlace entre LZ-2 y LZ-3, glorieta Los Olivos de la LZ-2 y nuevos accesos al Hospital Doctor José Molina Orosa.