El Duque de Alba de Naos dará más operatividad a los cruceros

13/06/2018

La licitación de la nueva estructura al fin cobra forma, con un presupuesto de algo más de 1,02 millones de euros, si bien habrá que esperar a mediados de 2019, como poco, para su culminación

La Autoridad Portuaria de Las Palmas, bajo la presidencia en estos días de Juan José Cardona, ha sacado esta semana al fin, superados los inconvenientes administrativos hallados en las últimas semanas, la construcción del Duque de Alba de Naos, con un presupuesto de partida de algo más de 1,02 millones de euros. La nueva infraestructura, según el pliego de condiciones técnicas, deberá servir para dar mayor operatividad a los cruceros que hacen escala en Arrecife, con el añadido de que se garantizará un mayor nivel de ingresos por estas paradas de barcos turísticos en la capital.

Hasta el 13 de julio habrá de plazo para registrar ofertas en tiempo y forma. En caso de que no se den inconvenientes, según las fuentes oficiales consultadas, a comienzos de septiembre se debería proceder a la apertura de las propuestas, como paso preliminar a la adjudicación, a cerrar a priori antes de que acabe el año. Considerando que se ha marcado un plazo de ejecución de tareas de ocho meses, como poco habrá que esperar hasta la segunda mitad de 2019 para el remate de la infraestructura.

Es decir, no será en los plazos que diera a entender en abril el anterior presidente de la Autoridad Portuaria de Las Palmas, Luis Ibarra, tras el consejo de administración celebrado en Arrecife, en la sede del Cabildo, donde se dio luz verde a la licitación.

El Duque de Alba, atendiendo a los fundamentos técnicos aprobados en enero, «proporcionará una capacidad adicional al actual muelle de cruceros», en Naos, «al permitir que puedan atracar en dicho muelle cualquier crucero con eslora superior a los 260 metros», circunstancia no siempre posible en la actualidad. En especial en fechas del calendario invernal.

Además, «la creación de este punto de amarre permitirá la consolidación del tráfico actual en el muelle de cruceros, pues las navieras que operan entre las islas no estaban interesadas en utilizar el puerto de Arrecife como escala al no disponer de un atraque específico para barcos de gran eslora», dice el informe.

Y se tiene en cuant, asimismo, la rentabilidad del proyecto, en tres direcciones. La primera, para la propia Autoridad Portuaria que verá incrementado el número de escalas, «con el consiguiente aumento de ingresos que estas proporcionan. La segunda viene referida a la utilización de las instalaciones creadas en su día para el tráfico de cruceros y que en la actualidad no se utilizan al 100%, «pues en los casos comentados de barcos con eslora superior a 260 metros deben utilizar el muelle de contenedores, lo que supone a la Autoridad Portuaria unos gastos extras al tener que montar controles y dispositivos de seguridad en zonas ajenas a la actividad propia de cruceros». Y la tercera viene relacionada con el aumento de visitantes, «con el consiguiente beneficio para los negocios de transporte, comercio y restauración».