El Diputado del Común investiga el desalojo de los vecinos de Titerroy

10/09/2018

Los afectados llevan años pidiendo al Ayuntamiento de Arrecife los expedientes, sobre cómo se hicieron los traslados de los vecinos con casas en ruina y que todavía no han sido facilitados

La oficina del Diputado del Común ha abierto una investigación para recabar toda la información completa con los expedientes sobre cómo se llevaron a cabo los desalojos de los dueños de las casas de Titerroy, tras ser declaradas en ruina por informes de los técnicos.

Los traslados se llevaron a cabo a raíz de la muerte de un vecino de la calle Timbayba, en el verano de 2009, mientras dormía al caérsele encima el techo de su casa, en mal estado, lo que determinó que los técnicos municipales, tras valorar el estado de las casas de esa calle y las aledañas, informaran sobre la necesidad de desalojar a sus propietarios, ante el riego de derrumbe.

De ese modo, el Consistorio tras los correspondientes informes decretó el desalojo de esos vecinos, de forma obligada, pese a que algunos se resistieron a abandonar sus casas, al ser su único lugar de residencia y no tener otro sitio a donde ir.

Al mismo tiempo, el Ayuntamiento se comprometió a alojar en casas de alquiler a los afectados, durante el tiempo en que o bien se rehabilitaban sus viviendas, o bien se llevaba a cabo un plan integral para volver a levantar las casas afectadas.

Sin embargo, hasta abril de 2017, los vecinos, en total seis afectados, todos personas ya jubiladas y algunos con personas dependientes a su cargo), estaban más o menos despreocupados, ya que , si bien es cierto que el Ayuntamiento no les ha garantizado la rehabilitación de sus viviendas, a través del llamado Plan de rehabilitación prometido, al menos sí les aseguraba el pago del alquiler de las casas en las que fueron reubicados.

El problema ha surgido desde abril de 2017, en que el Ayuntamiento ha dejado de pagar las rentas de esos alquileres y algunas de las personas reubicadas, han tenido que ser desahuciadas, dado que sus dueños, han visto como desde hace 17 meses no se abonan las rentas debidas.

Todo ello ha generado un enorme malestar entre los afectados, hasta el punto de que la asociación de vecinos de este barrio, que preside Ismael Montero, se ha visto obligada a exigir hace apenas unos días a la alcaldesa Eva de Anta, una respuesta clara a cerca de por qué no se cumple con el compromiso de abonar los alquileres.

Sin embargo, no ha existido ninguna respuesta municipal, lo que ha derivado en que la propia oficina del Diputado del Común se interese por la situación de estos vecinos, su abandono, el silencio del Consistorio, denunciado por los afectados, que recuerdan públicamente que «lleva más de un año sin ofrecer respuestas, con un silencio clamoroso y un ocultamiento de la documentación pedida hace años», explica el portavoz vecinal Ismael Montero.