El cura de San Ginés reclama más medios para el archivo

24/08/2019

Hay documentos anteriores a la declaración de Arrecife como capital, circunstancia dada en 1798

El archivo parroquial de San Ginés guarda documentos de muy notable valor. Algunos de ellos, con una muy notable antigüedad, se han podido conservar «gracias a la gracia divina», comentó ayer en tono jocoso Miguel Hernández, el titular de la principal iglesia de Arrecife; aprovechando la visita de las autoridades locales, incluida la alcaldesa de la ciudad, Ástrid Pérez, para conocer en vivo el documento que da fe de cómo ya hace 350 años existía un edificio religioso en Arrecife, una ermita.

Los documentos, para tener siglos de existencia, lo cierto es, no obstante, que aparentan estar en más o menos buen estado. De ejemplo, el que se considera primer documento histórico vinculado con la iglesia de San Ginés, un libro de mandatos con su primer asiento marcado en 1669.

Para el titular de la parroquia este texto goza de notable valor histórico y patrimonial, pues sirve para enlazar el periodo que llegó a transcurrir desde el primer emplazamiento religioso en Arrecife, en la Puntilla, hasta el momento en que se daba la consideración de parroquia a San Ginés, en 1798, aspecto clave para permitir la declaración como capital del primer puerto de la isla, en detrimento de Teguise.

La alcaldesa, como persona siempre interesada en cuidar de los valores culturales de Lanzarote, trasladó al párroco que se harán esfuerzos para velar por el buen cuidado del material que se contiene en el archivo parroquial de San Ginés. No solamente hay documentación de la iglesia matriz de Arrecife, dado que en el archivo también se guardan elementos de las iglesias de Altavista, La Vega, San Francisco Javier, Titerroy y Valterra. Se aspira a digitalizar documentos y estrenar armarios ignífugos.