El Consultivo deja a Yaiza asumir la recogida de basura

26/10/2018

La mercantil Hernández Noda se enfrenta a supuestas deficiencias graves en los servicios que se prestan en territorio sureño, por los que el Ayuntamiento abona 63.000 euros cada mes

El Ayuntamiento de Yaiza ya cuenta oficialmente con el beneplácito del Consejo Consultivo de Canarias para recuperar la gestión directa del servicio de recogida de residuos del municipio. En el dictamen fechado el pasado 11 de octubre se advierte, no obstante, de que no cabe imponer sanciones a la mercantil Hernández Bello, por supuestos incumplimiento del contrato suscrito en la primavera de 2012. «La propuesta de resolución se ajusta a Derecho, si bien deberá tenerse en cuenta que no es posible simultanear la instrucción de un expediente sancionador con la resolución del contrato», se matiza en el documento.

Por parte de Yaiza hace meses que se hacen gestiones para romper el vínculo con Hernández Bello, por presuntas deficiencias graves en las prestaciones de recogida de los residuos, según anunciara en su día el alcalde, Óscar Noda. En mayo llegó a decir el regidor que la situación era «insostenible», tras varios días en que los contenedores quedaron desbordados en varios pagos, principalmente en Playa Blanca, a pesar de estar el Consistorio al día en cuanto a pagos a la empresa contratada, que cada mes recibe 63.000 euros.

La empresa, no obstante, rechaza que sean regulares las anomalías en sus prestaciones, apreciándose que habitualmente se recoge la basura que se acumula a diario en suelo sureño, gracias a una plantilla bien dotada que se ayuda de cuatro vehículos, con capacidad cada uno para 12.000 kilos de carga. Hernández Bello asumió la retirada de residuos en 2012, al presentar la oferta que los técnicos locales valoraron como la más económica. El servicio se licitó, para diez años, con opción a prórroga, por casi 13,7 millones de euros. La adjudicación se dio por un montante de 7,5 millones de euros.

Por la empresa se presentó escrito el 25 de mayo de 2017, donde se solicitaba compensación económica por desequilibrio financiero por los servicios que se prestan en el municipio. Con fecha 8 de agosto de 2017 se presentó escrito solicitando revisión de precios y con fecha 30 de noviembre de 2017 se solicitó revisión del IPC. Este último aspecto fue el único que se aceptó al tiempo de una posible revisión, quedando patente una mala relación entras las dos partes.

El 8 de marzo de 2018 se registró por Hernández Bello un escrito solicitando compensación económica por desequilibrio económico y financiero a partir del 1 de abril de 2018, sin éxito. A partir de entonces es cuando los técnicos municipales comienzas a elaborar informes por presuntas deficiencias en las prestaciones contratadas por Yaiza. Las relaciones entre los actores se tensan, hasta el punto de que por parte municipal se opta por abrir expedientes por supuestas anomalías graves. Constan tres expedientes en el informe del Consultivo, fechados todos entre abril y mayo. Fue entonces cuando se decidió ver el rescate del servicio.