El Charco del Palo paga los parches

26/10/2019

Los vecinos del enclave nudista se quejan del cierre de un acceso al mar que utilizan desde siempre y ha sido cortado

ETIQUETAS:

Los vecinos del placentero y sosegado núcleo del Charco del Palo, en Haría, famoso por albergar la primera colonia nudista de Europa, que aún pervive en todo su esplendor, llevan algún tiempo alborotados; después de que el camino que venían utilizando para acceder a la costa haya sido cortado, lo que les obliga a dar un fastidioso rodeo.

Se trata de un paseo, un pequeño camino que figura trazado en el Plan General de Haría, utilizado por numerosos habitantes de este tranquilo enclave para acceder a las zonas de baño, y que en los últimos meses ha sido cortado por las obras que se acometen en una de las parcelas circundantes. Las faenas, no obstante, cumple n con la legalidad, pues se trata de suelo privado.

El asunto es que dicho paso utilizado desde siempre por los residentes y turistas llegados desde todos los rincones del mundo para disfrutar de este paradisíaco enclave, se interrumpe por un muro que ya estaba anteriormente, pero que con el cierre de la otra parcela, impiden dicho paso y cercenan el acceso.

El presidente y el vocal de la Comunidad de Vecinos, Marco Moeschlin y Antonio Bravo, presionados por las quejas, pide una solución al Ayuntamiento.

expropiar. El edil de Urbanismo, Víctor Robayna, explicó ayer que la única solución para poder reabrir ese acceso pasa por expropiar al dueño del muro más antiguo que ocupa ese paso, para que una vez compensado por el Ayuntamiento, pueda procederse a su derribo, algo que, reconoce, el Consistorio debió haber hecho en su debido momento.

También aclaró Robayna que el acceso que se está utilizando no es un camino propiamente dicho, sino una canalización cubierta de cemento por la que pasen los cables del alumbrado en la zona. El Charco del Palo en su día se hizo de aquella manera, por un puñado de dueños, sin urbanizar, sin aceras y sin zonas verdes; y el Consistorio lleva años reordeando la zona, por eso ahora se pagan aquellos parches.

Los vecinos también lamentan la falta de alumbrado, con hasta siete farolas estropeadas.