«El cambio climático obliga a prepararnos»

09/04/2019

El jefe del Consorcio de Bomberos de Málaga, Julian Moreno, que coordinó el rescate de Totalán, participa en unas jornadas en Arrecife

ETIQUETAS:

Lleva más de 30 años ejerciendo como bombero y es el director técnico Provincial del Consorcio de Bomberos de Málaga. A su cargo, Julián Moreno tiene la gestión de 14 parques y de 253 efectivos. Ha participado de forma directa en multitud de operaciones de rescate, desastres naturales, incendios, accidentes, pero sobre todo, la han marcado el rescate de Totalán, de Julen Roselló, el niño de dos años que calló en un pozo el pasado enero y las graves inundaciones vividas en Málaga, en octubre del pasado año, en las que perdió a un compañero.

Precisamente ha estado en la isla estos días para participar en unas jornadas sobre riesgos de desastres naturales, a cargo del Consorcio de Seguridad y Emergencias del Cabildo, donde intervino para hablar de su experiencia como profesional en estas dos difíciles situaciones que le tocó vivir en primera persona y como máximo responsable de ambos operativos de rescate.

Cuando se le pregunta por el caso de las inundaciones de Málaga, lo primero que responde es que por «desgracia, situaciones como aquella se van a producir desde ahora con mucha mayor frecuencia de lo que estamos acostumbrados, a causa del cambio climático, y eso tenemos que tenerlo en cuenta todos para prepararnos con lo que viene». Por ello señala que lo que más le preocupa siempre es la prevención, estar alerta y preparado.

Por su experiencia profesional, explica que para casos como el de la gota fría que inundó gran parte de la provincia de Málaga en octubre de 2018, «la prevención es clave porque en aquella ocasión, las carreteras cortadas y la falta de comunicaciones, impidieron que los efectivos pudieran llegar a algunos de los sectores afectados. Por eso es básico, que cuando se activa la alerta naranja, se vayan desplazando medios y efectivos a cada zona».

Como se sabe, en aquellas inundaciones falleció un compañero en acto de servicio arrastrado por la riada y esa circunstancia, sin duda, reconoce que le ha marcado de forma muy especial, como también el rescate del niño Julen, al frente del cual permaneció durante 13 días, sin apenas dormir y coordinando a los bomberos que participaron.

A su juicio, éste fue el operativo más largo y complejo de los que ha dirigido, y lo recuerda como agotador, porque estuvo demasiados días sin apenas dormir y siempre alerta, con hasta 120 bomberos desplazados, además de que tenía que seguir atendiendo los 14 parques que dirige. En este caso recuerda que «nunca se perdió la esperanza, que se trabajó con ilusión hasta el final y que nunca desfallecieron». En definitiva, durante su intervención en las jornadas vino a aportar experiencia.