El AMPA de Costa Teguise pide un colegio con calidad mínima

18/06/2019

De cara al curso próximo se ha decidido quitar un aula, a pesar de que no va a decrecer la cifra de alumnos. En algunas instalaciones, sin aire acondicionado, es habitual alcanzar los 30 grados

josé r. sánchez / costa teguise

El colegio de Costa Teguise, estrenado a mediados de la pasada década hecho a base de módulos copiando estructuras habituales en Cataluña, precisa de mejoras relevantes con cierta urgencia, según ha hecho saber a las autoridades competentes el AMPA Pejeverde. Además, hacen falta cambios a nivel organizativo en el curso venidero, a bien de que los estudiantes puedan disponer de una educación pública con un nivel de calidad mínimo, según se da a entender en el escrito que firman los cinco representantes de padres y madres en el Consejo Escolar.

De un lado, la representación del AMPA no comparte el propósito anunciado a comienzos de mes de que se vea rebajado el número de aulas en el curso 2019-2020. En este curso se ha operado con 33 aulas, existiendo intención de que como mucho queden 32 en servicio, a pesar de que no se prevé descenso de alumnado, máxime cuando Costa Teguise, con casi 10.000 vecinos censados y en expansión demográfica desde hace años, solamente cuenta con este colegio público. «Esta aula que no se concede afecta directamente a la intención del centro de poner cinco sextos el año que viene», concreta el documento registrado de manera oficial.

En este curso se ha trabajado con cuatro clases de quinto, con aglomeración de alumnado en las aulas, « lo que ha dado lugar a innumerables problemas de convivencia, así como una bajada muy importante en el rendimiento escolar», se advierte por el AMPA, empleándose para este argumento las tablas comparativas de notas de los últimos años.

De otro lado, se critica que no tenga en previsión modernizar el centro, donde abundan las aulas modulares «de una más que cuestionable calidad, sin aire acondicionado en las mismas, con apenas 40 metros cuadrados», se advierte en el texto entregado al Ejecutivo, «en las que se llega a alcanzar temperaturas superiores a los 30 grados». Se alude de manera especial en este caso a que no se respeta el mínimo legal de 2 metros cuadrados de espacio para cada estudiante.

espacios abiertos escasos. Hay un tercer factor que precisa también de corrección de cara al futuro curso 2019-2020, atendiendo al parecer de los representantes de padres y madres. En este caso, se lamenta que el colegio de Costa Teguise tenga carencias en cuanto a los espacios abiertos, en alusión al patio de juegos y sin olvidar la escasez de zonas de sombra adecuadas. Al respecto se alude a que el centro padece «deficiencias en baños y no tiene canaletas adecuadas para la lluvia, por lo que las clases se inundan en época de lluvias».

Por último, también existen discrepancias con respecto al modo en que está operando el comedor. Esta instalación cuenta con 430 plazas, «que son las plazas para lo que fue construido el colegio», cuando el centro ronda la cota de los 900 alumnos, a expensas de que se construya otro.

El colegio de Costa Teguise, estrenado a mediados de la pasada década hecho a base de módulos copiando estructuras habituales en Cataluña, precisa de mejoras relevantes con cierta urgencia, según ha hecho saber a las autoridades competentes el AMPA Pejeverde. Además, hacen falta cambios a nivel organizativo en el curso venidero, a bien de que los estudiantes puedan disponer de una educación pública con un nivel de calidad mínimo, según se da a entender en el escrito que firman los cinco representantes de padres y madres en el Consejo Escolar.

De un lado, la representación del AMPA no comparte el propósito anunciado a comienzos de mes de que se vea rebajado el número de aulas en el curso 2019-2020. En este curso se ha operado con 33 aulas, existiendo intención de que como mucho queden 32 en servicio, a pesar de que no se prevé descenso de alumnado, máxime cuando Costa Teguise, con casi 10.000 vecinos censados y en expansión demográfica desde hace años, solamente cuenta con este colegio público. «Esta aula que no se concede afecta directamente a la intención del centro de poner cinco sextos el año que viene», concreta el documento registrado de manera oficial.

En este curso se ha trabajado con cuatro clases de quinto, con aglomeración de alumnado en las aulas, « lo que ha dado lugar a innumerables problemas de convivencia, así como una bajada muy importante en el rendimiento escolar», se advierte por el AMPA, empleándose para este argumento las tablas comparativas de notas de los últimos años.

De otro lado, se critica que no tenga en previsión modernizar el centro, donde abundan las aulas modulares «de una más que cuestionable calidad, sin aire acondicionado en las mismas, con apenas 40 metros cuadrados», se advierte en el texto entregado al Ejecutivo, «en las que se llega a alcanzar temperaturas superiores a los 30 grados». Se alude de manera especial en este caso a que no se respeta el mínimo legal de 2 metros cuadrados de espacio para cada estudiante.

Hay un tercer factor que precisa también de corrección de cara al futuro curso 2019-2020, atendiendo al parecer de los representantes de padres y madres. En este caso, se lamenta que el colegio de Costa Teguise tenga carencias en cuanto a los espacios abiertos, en alusión al patio de juegos y sin olvidar la escasez de zonas de sombra adecuadas. Al respecto se alude a que el centro padece «deficiencias en baños y no tiene canaletas adecuadas para la lluvia, por lo que las clases se inundan en época de lluvias».

Por último, también existen discrepancias con respecto al modo en que está operando el comedor. Esta instalación cuenta con 430 plazas, «que son las plazas para lo que fue construido el colegio», cuando el centro ronda la cota de los 900 alumnos, a expensas de que se construya otro.

Madres y padres de alumnos del colegio público de Costa Teguise están llamados a tomar parte el 28 de junio en una protesta pacífica en Arrecife, ante la sede insular de Educación, en la calle Manolo Millares. La concentración ya ha sido pedida de manera oficial, fundamentándose la misma en que se quiere que sirva para arrancar compromisos que permitan ir articulando mejoras en el único centro público de infantil y primaria de la localidad con más vecinos en Teguise.