Educación ‘parchea’ el problema de movilidad en la Pancho Lasso

12/09/2019

La queja del alumno con discapacidad Anthony Fernandes, por no existir medios mecánicos para subir a su aula, ha forzado la búsqueda de soluciones momentáneas y el compromiso de instalar un ascensor.

La Consejería de Educación a través de la directora insular, Celeste Callero, se comprometió este jueves con dos madres de alumnos de la Escuela de Arte Pancho Lasso de Arrecife a resolver el problema de movilidad que padece este centro, que a día de hoy y a pesar de las denuncias que ha habido durante años, carece de medios mecánicos para que los alumnos con dificultades físicas para desplazarse puedan acceder libremente a sus aulas.

Tras la denuncia realizada el miércoles por el alumno Anthony Fernandes Casanueva, a través de un vídeo enviado a los medios (véalo aquí) denunciando la ausencia de un ascensor para poder subir las escaleras de acceso a su aula, en su primer día del curso, los responsables del centro formativo y la directora insular de Educación aceleraron una reunión este jueves con familiares de alumnos afectados por este problema de movilidad, para intentar ofrecer soluciones.

A la reunión asistieron, además de Celeste Callero y varios responsables de la Escuela de Arte Pancho Lasso; la madre de Anthony, Zoila Casanueva; y la madre de otra alumna que lleva años reivindicando la instalación de un ascensor para su hija, sin haberlo aún conseguido.

Según Zoila Casanueva, quien además preside una asociación de jóvenes con discapacidad, «el encuentro resultó muy positivo, porque nos han dado soluciones». En primer lugar agradeció la disponibilidad para atender esta demanda e informó de que durante el encuentro les anunciaron que se acababa de firmar el permiso de Patrimonio para autorizar las obras de instalación del ascensor. Sobre este último aspecto, cabe señalar que la firma de este permiso ha llevado meses.

No obstante, la madre de Anthony pidió a los responsables de la Consejería que previamente procedan a la instalación, en las escaleras, de una silla mecánica, que pueda ser utilizada por todos los alumnos con discapacidad que la necesiten, sin necesidad así a esperar a que se instale el ascensor, cuya obra puede durar mucho tiempo. A dicha demanda, Celeste Callero se comprometió a dotar el centro con este medio lo antes posible.

Al margen de lo que acontezca, el centro ha habilitado la biblioteca en el piso bajo del inmueble para que Anthony pueda empezar sus clases desde este viernes.