Costas ve defectos en la mejora de la playa de Los Charcos

02/01/2019

El proyecto de la mercantil Yudaya ha tenido que ser modificado, con vistas a que el acta de confrontación resulte favorable. Se han hecho varios requerimientos de subsanación desde mayo

La tramitación de los permisos pedidos por la mercantil Yudaya para rehabilitar la playa artificial de Los Charcos, en Costa Teguise, aún está a expensas de que sé el visto bueno al acata de confrontación. Según fuentes oficiales, desde mayo constan varios requerimientos de subsanación, que consta que ya han sido contestados. Durante las primeras fechas del nuevo año se prevén encuentros con responsables del Ministerio para la Transición Ecológica con vistas a lograr el permiso reclamado, básico para ejecutar una inversión valorada en un desembolso mínimo 1,44 millones de euros.

La obra que se prevé concretar, de salir, consistirá en la construcción de un dique más, la reparación de los ya existentes, el dragado del vaso de la playa y el vertido de más arena. La parte marina de la playa (incluido intradiques) está dentro del LIC Espacio Marino de Oriente y Sur de Lanzarote-Fuerteventura, gestionado por la Dirección General de Costas, lo que obliga a obtener el beneplácito oficial.

Fue en las fechas iniciales de la pasada primavera cuando la Demarcación de Costas de Canarias dio arranque a los trámites de cara a permitir la rehabilitación de la playa, que data de los años 80 de la pasada década. La actuación se justificó en que el espacio ha perdido con el paso de los años buena parte de su atractivo, por la acción del viento y también de las mareas, «quedando únicamente unos 80 metros de línea de costa al sur y unos 30 metros en la zona norte».

En cuanto a su uso como zona habitual de baño, en la justificación se llegó a plantear que «se encuentra también limitada debido a la presencia de la laja rocosa y pedruscos que aparecen en algunos de los sectores de la zona intermareal, dificultando el acceso al agua de los bañistas». Como solución se proponen medidas varias, tales como la ampliación del ancho de playa seca, con dragado del espacio y refuerzo de la escollera del espigón existente en la zona media-sur. Asimismo, se considera necesaria la construcción de un espigón de confinamiento lateral, en la zona media-norte.

El informe planteado por la mercantil Yudaya, suscrito por Julio Rodríguez Márquez, ingeniero de caminos, canales y puertos; contempla un plazo de siete meses para la ejecución de todas las medidas programadas.