Acerina se reinventa en la danza

28/08/2017

Después de 16 años de docencia, Acerina H. Toledo se establece, junto a otros grandes de la danza de Lanzarote, como Reinier Alfonso, en el que ha bautizado como espacio para el arte Cúrcuma. Será la primera escuela con tarima para ballet de la isla y albergará otras disciplinas artísticas.

Arrecife
ETIQUETAS:

La cúrcuma «tiene muchos beneficios, es antidepresiva y revitalizante», cuenta Acerina para explicar por qué eligió este nombre para su proyecto de danza. Se trata de un espacio creativo «para el arte», en el que podrá desarrollar de forma autónoma los conocimientos adquiridos durante 16 años de docencia para niños y adultos. «En danza, saber por qué hace uno las cosas es difícil, es más bien algo emocional, pero, en mi caso, fueron mis propios alumnos quienes me animaron, sobre todo el grupo de adultas, que cada vez quieren más», dice. «También ha influido mucho el nuevo grupo de profesionales de distintas disciplinas artísticas que hay en la isla, es muy motivante y quieren empezar de cero. Me refiero al bailarín de ballet clásico Reinier Alfonso, y también al resto de profesores, Lucía Hernández, que impartirá hip hop y latin fitness; Agustín Ramírez y Toni Ferreiro, de yoga dinámico y Oti Suárez, en preparación física y streching y Siscu que dará las clases de teatro. También queremos impartir materias de plástica para los pequeños», explica.

Acerina ha tomado las riendas y espera poder ofrecer en Cúrcuma un plus en la enseñanza de danza contemporánea y ballet. La primera ventaja del centro es que contará con una tarima profesional para baile, con linolium tipo dancefloor, que mitiga los choques bruscos en los saltos que pueden afectar a las articulaciones. Este suelo es reversible blanco y negro y se puede trasladar a otros escenarios.